habitissimo - Reformas y Servicios para el Hogar

Precios y Presupuestos para Construir una Piscina de Agua Salada

19.800 €Precio medio

Rango de precios indicado por los profesionales de construir piscina agua salada: 14.500 € - 27.000 €

Solicita presupuestos a los mejores profesionales de tu zona

Estos precios son una estimación y pueden variar en función de factores cómo la calidad de los materiales, la duración de la obra, las dimensiones...

En esta guía

Pide gratis y sin compromiso presupuestos a profesionales de tu zona

¿Cómo funciona el servicio de presupuestos de habitissimo?

Gráfico persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil1. Nos cuentas tu proyecto de construir piscina agua salada.
Persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil2. Compara los mejores profesionales y empresas de construir piscina agua salada.
Conversación telefónica entre un profesional y un particular3. Podrás obtener presupuestos y contratar, si lo deseas, al profesional que más te guste.
En menos de un minuto y gratis

Precios de construir piscina agua salada

Tipo de piscinaPrecio (4 x 8 x 1,6 m)
Construir piscina de agua salada de obra
12.000€
Instalar piscina de agua salada prefabricada
16.000€
Instalar piscina de agua salada prefabricada y clorador salino
14.000€
Construir piscina de obra de agua salada y clorador salino
18.000€
Construir piscina de obra de agua salada y cubierta para piscina
24.000€
¿Cómo obtenemos los precios?

¿Cómo obtenemos los precios?

Los precios que aparecen en esta Guía de Precios proceden de información real que recibimos de nuestros usuarios particulares y profesionales, contrastada y revisada por expertos del sector
+ 66,045solicitudes de presupuesto de construir piscina agua salada
+ 197profesionales de construir piscina agua salada
+ 420opiniones verificadas de construir piscina agua salada

Información útil

El precio medio de construir una piscina de agua salada dependerá del tamaño y tipo de piscina que se construya. Por ejemplo, en el caso de construir una piscina con un volumen de agua de unos 45 m³, el coste medio variará desde los 20.000 € hasta los 27.000 € aproximadamente. 

Así mismo, si lo que se quiere es convertir una piscina tradicional en una de agua salada, el coste medio variará desde los 2.000 € hasta los 5.000 € aproximadamente dependiendo de las características de cada piscina. 

  • 1 semana
  • Dificultad: Media
arrow

¿Cuánto cuesta una piscina de sal?

El coste de la construcción de una piscina de agua salada dependerá de distintos factores que habrá que tener en cuenta antes de iniciar las obras.

  • Tipo de piscina: El primer factor que habrá que valorar es el tipo de piscina. Estas pueden ser prefabricadas, de obra, enterradas, semienterradas o elevadas. Según el caso, el precio será mayor o menor. En términos generales, las piscinas de obra son más caras que las prefabricadas. Respecto a su ubicación, las piscinas enterradas son las más caras, las semienterradas algo menos, y las elevadas las más baratas de todas, ya que no implica movimientos de tierra para su construcción. 
  • Materiales: Otro de los factores que habrá que tener en cuenta son los materiales con los que se construye, tanto en lo referente a la propia estructura como a los revestimientos. En el caso de la estructura, las piscinas más caras son las de hormigón, seguidas de las construidas con cemento y ladrillo y, en última instancia, las prefabricadas con fibra de poliuretano. En cuanto a los revestimientos, el uso de gresite es el más caro de todo, seguido del linar y, finalmente la pintura. 
  • Trabajos de preparación del terreno: Tanto en el caso de las piscinas enterradas como en el caso de las semienterradas o elevadas habrá que realizar ciertos trabajos en el terreno, aunque es cierto que estos trabajos en el caso de las elevadas son mínimos. De media, el coste de una piscina enterrada suele ser un 30% más que una elevada, en el caso de una semienterrada este coste se sitúa entre el 10%-20% aproximadamente.
  • Clorador salino: El clorador salino es uno de los aspectos fundamentales que habrá que tener en cuenta en la construcción de una piscina de sal. Este deberá ser proporcional al volumen de agua de la propia piscina. En el caso de una piscina de unos 45 m³, el precio variará desde los 150 € hasta los 500 € según el modelo adquirido. 
  • Cantidad de sal: También dependerá del volumen de la piscina. De media, se estima que se necesitan 5 kg de sal por cada 1 m³. Es decir, que en el caso de una piscina de 45 m³ se estaría hablando de una cantidad aproximada de unos 225 kg de sal. 

En el caso de construir una piscina de floración salina de 45 m³, enterrada, de obra y con revestimiento de liner, y que cuente con un clorador salino de gama media, el coste aproximado será de unos 20.000 €

Las dudas más frecuentes sobre piscinas de sal

¿Cómo funciona una piscina de cloración salina?

Las piscinas de sal funcionan mediante un clorador salino que utiliza sal común como base para producir cloro gaseoso. Esto se consigue mediante un proceso de electrólisis. Mediante la electricidad, la sal se descompone y se obtiene cloro gaseoso que desinfecta el agua. Después, este cloro gaseoso vuelve a convertirse en sal, disuelta en el agua, y el proceso comienza de nuevo. 

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir un sistema de cloración salina?

Para que una piscina de sal funcione de forma correcta, es importante contar con un pH adecuado. Esto se puede conseguir mediante su control periódico o, si se prefiere, mediante la instalación de un medidor automático. De hecho, hay cloradores salinos que lo incorporan, y su coste medio varía entre los 400 € y los 500 € aproximadamente. 

¿Qué niveles de pH se deben respetar?

El nivel de pH correcto para una piscina de agua salada es de entre 7 y 7,4. Además del mantenimiento del pH en su correcto nivel, también es importante controlar el buen estado de los electrodos de la célula del clorador salino, ya que, sobre todo en el caso de zonas con aguas duras, estos tienden a acumular exceso de cal. 

¿Qué permisos sirven para construir una piscina?

Aunque puede variar ligeramente de unos municipios a otros, suele tener que solicitarse una licencia de obra menor si se construye una piscina con una excavación inferior a un metro, bien sea prefabricada o con un muro de contención inferior a un metro de altura. En el caso que se supere el metro de profundidad, entonces serán objeto de licencia de obra mayor. Es preciso solicitar cada licencia y pagar las tasas e impuestos pertinentes. Asimismo, en caso de ser necesaria la utilización de una grúa torre para la construcción de la piscina, habrá que solicitarse de forma separada una licencia de instalación de la misma.

Además, la licencia de obra mayor necesita de un proyecto de ejecución que coincida con el proyecto básico presentado en el momento de la solicitud. Una vez obtenida la licencia se podrá dar comienzo a las obras, algo que tendrá que efectuarse dentro de los 6 meses posteriores a la concesión de la licencia. Hay que tener también presente que las obras no podrán estar paradas más de 3 meses. 

Por otra parte, si lo que se desea es hacer una piscina desmontable, entonces no es necesaria la licencia ni el proyecto.

¿Cuánto cuesta transformar una piscina convencional en una piscina de agua salada?

El coste total de transformar una piscina de cloro en una piscina de sal variará según el modelo de clorador salino adquirido y el coste de la mano de obra. Por lo general, se trata de un proceso que, en total, se suele situar entre los 2.000 € y los 5.000 € aproximadamente. 

Pasos para convertir una piscina de cloro en una piscina salina

Contratar los servicios de una empresa

Hay que tener en cuenta que convertir una piscina de cloro en una piscina de sal es un trabajo complejo y que requiere del conocimiento de cada paso que se vaya a dar. Debido a esto, lo más recomendable es contratar a una empresa profesional que tenga experiencia en este tipo de trabajos y que ofrezca todas las garantías durante el proceso de transformación de la piscina. 

Elegir un sistema de cloración salina acorde a la piscina

Según el tipo de piscina, así como del tamaño y el volumen de agua que utilice, será más recomendable utilizar un sistema de cloración salina u otra. Hay que tener en cuenta que actualmente existen distintos sistemas que permiten realizar la cloración del agua mediante sal común y, según el caso, convendrá más o menos usar uno u otro. En este sentido, es importante que la empresa contratada ofrezca un servicio adaptado a cada tipo de piscina en particular. 

Instalación del clorador salino en el sistema de la piscina

El clorador salino se instala en el tubo que dirige el agua desde la piscina a la depuradora. En concreto, se debe instalar a continuación del filtro de arena, lo que permite que el agua llegue al clorador salino lo más limpia posible. Si el tubo fuese demasiado corto, será necesario adaptarlo para poder realizar la instalación de forma adecuada.

Las revisiones de este tipo de piscinas son menores que las convencionales (especialmente si se opta por un clorador automatizado). Si no, es necesario controlar el pH de forma periódica, así como revisar la célula del clorador salino y limpiarla cuando sea necesario. 

Pros y contras de las piscinas de agua salada

Ventajas 

  • Opción más ecológica: Al no utilizar productos químicos sintéticos, se trata de una opción mucho más ecológica y respetuoso con el medio ambiente. 
  • Mantenimiento más económico: El mantenimiento de este tipo de piscinas es, en su conjunto, más económico, tanto en lo referente al mantenimiento de las propias instalaciones como en lo referido al coste de los productos necesarios. 
  • La sal es mucho más económica que el cloro: En comparación con el cloro, la sal común es mucho más barata. Además, aunque puede ser necesario corregir la cantidad de sal inicial si esta se pierde a causa del baño, este tipo de piscinas reutilizan la sal añadida al principio de la puesta en marcha, por lo que su consumo de sal es realmente mínimo. 
  • No produce alergias en la piel como puede pasar con el cloro: A diferencia de las piscinas que utilizan productos químicos sintéticos en su mantenimiento, las piscinas de agua salada no producen reacciones alérgicas en la piel y no resecan el cabello. 

Inconvenientes 

  • Los sistemas de cloración salina son caros: El principal inconveniente de este tipo de piscinas se encuentra en que su instalación inicial es más cara que el de las piscinas convencionales. Los precios de los cloradores salinos varían de un modelo a otro, pero, de media, su precio más común es de unos 500 € aproximadamente. 
  • El agua salada puede no gustar a todo el mundo: Puede darse el caso de que el agua salada no agrade a todos los usuarios. En cualquier caso, hay que tener en cuenta que la proporción de sal respecto al agua en estas piscinas es muy inferior a la de, por ejemplo, el mar. En comparación, las piscinas de agua salada solo tienen el 10% de la sal presente en el agua de mar. De esta forma, no tienen el mismo efecto sobre la piel o el cabello después del baño.