habitissimo - Reformas y Servicios para el Hogar

Precios y Presupuestos para Hacer una Piscina de Obra

12.000 €Precio medio

Rango de precios indicado por los profesionales de construir piscina obra: 9.500 € - 16.000 €

Solicita presupuestos a los mejores profesionales de tu zona

Estos precios son una estimación y pueden variar en función de factores cómo la calidad de los materiales, la duración de la obra, las dimensiones...

En esta guía

Pide gratis y sin compromiso presupuestos a profesionales de tu zona

¿Cómo funciona el servicio de presupuestos de habitissimo?

Gráfico persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil1. Nos cuentas tu proyecto de construir piscina obra.
Persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil2. Compara los mejores profesionales y empresas de construir piscina obra.
Conversación telefónica entre un profesional y un particular3. Podrás obtener presupuestos y contratar, si lo deseas, al profesional que más te guste.
En menos de un minuto y gratis

Precio de construir una piscina de obra

Tipo de piscinaPrecio (4 x 8 m)
Construir piscina de hormigón armado
16.000 €
Construir piscina de hormigón gunitado
14.500 €
Construir piscina de liner
12.000 €
Construir piscina elevada de obra
11.000 €
Construir piscina de hormigón armado y revestimiento de gresite
18.000 €
¿Cómo obtenemos los precios?

¿Cómo obtenemos los precios?

Los precios que aparecen en esta Guía de Precios proceden de información real que recibimos de nuestros usuarios particulares y profesionales, contrastada y revisada por expertos del sector
+ 66,057solicitudes de presupuesto de construir piscina obra
+ 2,805profesionales de construir piscina obra
+ 2,635opiniones verificadas de construir piscina obra

Cómo construir una piscina

Información útil

El coste medio de la construcción de una piscina de obra variará no solo según sus dimensiones, sino también según los materiales, la forma que tenga y elementos accesorios y de decoración. Una piscina rectangular clásica para una vivienda unifamiliar puede oscilar entre los 13.000 € y los 18.000 €.

  • 1 semana
  • Dificultad: Alta
arrow

Piscinas de obra: qué tipos hay y cuánto cuesta construir una

Según su materialSegún su material

Aunque el hormigón es la base de las piscinas de obra, según su aplicación se pueden distinguir varios tipos:

  • Hormigón armado: se construyen a partir de una estructura o encofrado de acero galvanizado o hierro por el que se vierte el hormigón desde la parte superior. Permite rellenar el fondo y las paredes sin juntas, de modo que el vaso es estanco. Una piscina de estas características para una vivienda puede costar a partir de 10.000 €.
  • Hormigón gunitado: en este caso, el hormigón se proyecta a presión sobre un enmallado de varillas de acero que da forma a la estructura. De esta manera se consigue una gran resistencia, además de que permite diseños de todo tipo.  En el caso de piscinas pequeñas, su precio partiría de unos 8.000 €
  • Piscinas de liner: el liner es un revestimiento fabricado en láminas de PVC muy resistentes que se adhieren mediante calor a la estructura de la piscina. Su instalación es muy rápida y son muy versátiles, ya que se adaptan sin problemas a todo tipo de formas. 
Según su construcciónSegún su construcción

Es otro de los factores que permiten distinguir diferentes tipos de piscinas de obra:

  • Piscinas elevadas: el vaso se construye sobre la superficie, normalmente cuando no hay posibilidad de que vaya enterrado. Una de las mayores ventajas es que al no tener que hacer vaciado del terreno se ahorran costes.
  • Piscinas enterradas: son las piscinas más tradicionales, en las que el vaso se excava íntegramente en el terreno
  • Piscinas semienterradas: es un término medio, una parte del vaso está bajo el nivel del suelo y el resto elevado sobre él. Son comunes en zonas con desnivel.
¿Cuánto cuesta hacer una piscina de obra?¿Cuánto cuesta hacer una piscina de obra?
  • Mano de obra: en este apartado se incluyen varios aspectos. Por un lado, está el vaciado del terreno y preparación para el vaso de la piscina, que en el caso de una instalación de 4x6 m y profundidad media de 1,35 puede costar alrededor de 1.200 €. Otros aspectos serían la cimentación y los muros, con un coste aproximado de 6.000 €; el revestimiento, que podría costar alrededor de 1.600 €; y los remates e instalaciones, con un coste aproximado de 2.800 €.
  • Materiales: en el caso de la estructura, el hormigón gunitado es más caro, ya que el grado de especialización de los operarios debe ser elevado para conseguir un buen acabado. En lo que respecta a los revestimientos, el liner es más económico, sobre todo por la facilidad de instalación. Teniendo en cuenta estos factores, el precio de las piscinas de obra puede variar hasta en un 10%
  • Forma de la piscina: la forma más clásica y más económica en una piscina de obra es la rectangular, sin embargo, la posibilidad de diseños hoy en día es inagotable. Es posible hacer piscinas de formas redondeadas, ovaladas, irregulares, etc, pero los diseños más complejos también serán más caros de realizar.   
  • Instalación: las piscinas enterradas suelen ser más costosas por la necesidad de vaciar y asentar el terreno, a lo que hay que añadir el coste del traslado y tratamiento de la tierra y escombros extraídos. 
  • Dispositivos para puesta en marcha de la piscina: en este aspecto entran en juego depuradora, filtros, sistemas de cloración y herramientas accesorias como limpiafondos. El coste dependerá de los modelos, pero solo un sistema completo de depuración puede costar por encima de los 600 €.
  • Otros elementos: en este apartado habría que incluir elementos como la iluminación de la piscina, escaleras de acceso y eventuales vallas perimetrales de seguridad, etc. El coste dependerá de cada elemento, por ejemplo, proyectores de luces de colores led cuestan alrededor de 150 €, mientras que una valla perimetral metálica cuesta de media entre 12 € y 14 €/m lineal.

Teniendo en cuenta estos aspectos, el precio de una piscina rectangular de 4x6 m de hormigón gunitado se situaría a partir de los 14.000 €, incluyendo proyecto, licencias y construcción.

En el caso de una piscina de hormigón en forma de L de 7x3 m con profundidad de 1,2 a 1,7 m, el presupuesto partiría de unos 15.000 €

Si se trata de piscinas más pequeñas, por ejemplo, para un patio, una redonda de un diámetro de 2,5 m y 1 m de profundidad costaría alrededor de 5.000 €.

Qué tener en cuenta antes de hacer una piscina de obra

Determinar la ubicación de la piscina

Es importante elegir bien el lugar en el que se construirá la piscina. Lo ideal es una zona con mucho sol, con poca incidencia de viento y lejos de árboles y o vegetación que puedan ensuciar la piscina y aumentar el coste de mantenimiento. También hay que evitar la cercanía de plantas cuyas raíces pudiesen dañar la estructura.

Decidir el material de la piscina de obra

El sistema constructivo de las piscinas de obra puede ser diferente. Si se utiliza el hormigón, el gunitado ofrece la ventaja de que no tiene juntas, así, la posibilidad de fugas es menor y la de acabados mayor. Es un sistema más caro que otros, pero la relación calidad-precio es buena. Otra posibilidad es que el vaso sea de acero, material muy resistente y que permite también infinidad de formas, pero bastante más caro.

En cuanto a los revestimientos, pueden ser de pintura, azulejo, gresite o liner. Este último es económico y muy resistente. A la hora de decantarse por unos materiales u otros habrá que tener en cuenta, por tanto, tanto el diseño de la piscina como el presupuesto.

Decidir el tamaño de la piscina

Un tamaño mayor implica mayor coste de mantenimiento y consumo de agua. Se recomienda pensar en cuántas personas van a utilizar regularmente la piscina y darle un tamaño de unos 3 o 3,5 2 m² por persona. 

En lo que respecta a la profundidad, puede ser la misma en toda la piscina o tener un fondo con desnivel. En cualquier caso, para las piscinas de obra conviene valorar diferentes profundidades a partir de 1 metro

Definir la estética de la piscina

El diseño de la piscina debe adaptarse al de la vivienda. Con una piscina de obra eso no supone ningún problema, ya que se puede elegir entre infinidad de formas y acabados, desde los más actuales a otros más clásicos o rústicos.

Elegir sistemas de mantenimiento y limpieza adecuados

Una cuestión básica es el mantenimiento del agua, para lo que será imprescindible instalar una depuradora. Para un correcto tratamiento se pueden usar productos químicos u optar por la cloración salina. 

La instalación de un sistema de cloración salina es algo más costoso, pero a la larga se ahorra en mantenimiento y en cloro. Es esencial, eso sí, que la depuradora elegida tenga suficiente capacidad para tratar el volumen de la piscina.

Además de ello, es básico contar con un limpiafondos adecuado. Pueden ser manuales o automáticos, mucho más cómodos y muy eficaces. Los hay que se conectan a la depuradora de la piscina, que son autónomos o incluso que cuentan con diferentes programas de limpieza.

Decidir la decoración particular de la piscina

En el diseño de una piscina de obra entran en juego no solo la forma o las dimensiones. Hay un sinfín de aspectos añadidos que también se deben valorar. Entre esos aspectos está el suelo perimetral, que puede ser de gres antideslizante, de piedra o de madera, entre otros materiales. 

También se puede elegir el color y el diseño del  revestimiento de la piscina, la iluminación e incluso la instalación de elementos accesorios que pueden ir desde una cascada a un tobogán. 

Preguntas frecuentes sobre la construcción de piscinas de obra

¿Qué tipos de revestimiento se pueden poner en una piscina de obra?

El revestimiento de la piscina es un factor importante, ya que influye mucho en la estética.

Actualmente existen diferentes tipos de revestimiento de paredes para piscinas:

  • Pinturas para revestimiento: suele ser la opción más económica, es un tipo de pintura no impermeable pero sí resistente al cloro, los hongos y las bacterias. Se suele utilizar una pintura llamada de “poro abierto” y la desventaja es que habrá que volver a pintarla al cabo de unos años.
  • Revestimiento de fibra de vidrio: es una opción más cara en principio, pero la pintura es mucho más duradera, por lo que la alternativa resulta más interesante.
  • Revestimiento de azulejos: este tipo de revestimiento te permite realizar decorados elaborados y más personalizado. Es mucho más estético pero hay que cuidar bien las juntas ya que pueden acumular suciedad y nidos de algas.
  • Revestimiento de cerámicas: su aspecto es similar al de los azulejos, y si es de calidad requiere muy poco mantenimiento.
  • Revestimiento en liner: uno de los más extendidos, este material se presenta liso o con dibujos que asemejan azulejos. Es económico y su duración ronda los 10 años.

¿Qué mantenimiento necesitan las piscinas de obra?

El más básico es el control del pH del agua y de la cloración. También es importante actuar  para evitar la aparición de algas o materia en suspensión, en cuyo caso hay que utilizar tratamientos de choque. Con cierta periodicidad hay que limpiar los skimmer, las paredes y el fondo, así como la parte perimetral y los filtros.

De cara al invierno, conviene utilizar productos específicos para el agua y proteger la piscina para evitar que caga en ella suciedad. 

¿Qué niveles de pH se deben mantener en la piscina?

Un pH inadecuado hará que el agua no esté en buenas condiciones y pueda provocar problemas como irritaciones, una acción del cloro inadecuada, aparición de algas e incluso corrosión en la piscina. El pH debe mantenerse entre 7 y 7,8.

¿Qué es mejor, una piscina de obra o prefabricada?

Ambas son soluciones adecuadas para disfrutar de las ventajas de tener una piscina en casa. Las de obra son muy duraderas y se pueden diseñar a medida, en cambio, las prefabricadas son más económicas.

¿Por qué normativa se rigen las piscinas de obra?

Si se trata de piscinas colectivas, las comunidades autónomas publican decretos para regular las condiciones higiénico-sanitarias. En ellos se establecen los tipos de vaso, así como sus características constructivas o uso. También se marcan las condiciones de la calidad del agua, escaleras, duchas, andenes, desagües, trampolines, vestuarios e instalaciones, entre otros aspectos.

En lo que respecta a piscinas privadas, la guía es el Código Técnico de la Edificación (CTE).

Ventajas de construir una piscina de obra

Durabilidad

El hormigón es un material de gran resistencia, de modo que una piscina de obra puede conservarse en perfectas condiciones durante muchos años, siempre y cuando se realice un buen mantenimiento. En lo que respecta a los revestimientos, tanto el gresite como el liner son también resistentes tanto a productos de limpieza usados en la piscina como a las condiciones climatológicas.

Personalización

Una piscina de obra se puede diseñar a medida en todos los aspectos: dimensiones y profundidad, forma, revestimiento del vaso, zona perimetral, etc. También se pueden incluir  elementos como iluminación decorativa, cascadas o incluso incorporar un pequeño jacuzzi o una pequeña playa artificial.

Estética

Además de la posibilidad de elegir diseño, las piscinas de obra tienen siempre acabados muy cuidados, de modo que suponen un valor añadido en lo que a creación de ambientes se refiere, no solo en jardines o patios, también en azoteas o grandes terrazas.

Aumento del valor de la vivienda

Una piscina de obra supone un gasto elevado, sin embargo, es una inversión que incrementa el valor de mercado de la vivienda muy por encima de lo que puede suponer su construcción. 

Sonsoles Jiménez

Sonsoles Jiménez

Sonsoles es redactora de Contenidos en habitissimo. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializada en información de actualidad relacionada con hogar, reformas y estilo de vida. Su trabajo se centra en ofrecer contenidos útiles, completos y fáciles de comprender para todo el mundo.

Ver perfil