habitissimo - Reformas y Servicios para el Hogar

¿Cómo Cambiar de Compañía de Gas? Precios y Pasos

80 €Precio medio

Rango de precios indicado por los profesionales de cambiar compañía de gas: 70 € - 90 €

Solicita presupuestos a los mejores profesionales de tu zona

Estos precios son una estimación y pueden variar en función de factores cómo la calidad de los materiales, la duración de la obra, las dimensiones...

En esta guía

Pide gratis y sin compromiso presupuestos a profesionales de tu zona

¿Cómo funciona el servicio de presupuestos de habitissimo?

Gráfico persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil1. Nos cuentas tu proyecto de cambiar compañía de gas.
Persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil2. Compara los mejores profesionales y empresas de cambiar compañía de gas.
Conversación telefónica entre un profesional y un particular3. Podrás obtener presupuestos y contratar, si lo deseas, al profesional que más te guste.
En menos de un minuto y gratis

Precios de cambiar de compañía de gas

AcciónPrecioCaracterísticas
Cambiar de compañía de gas
0 €
Siempre que no haya permanencia
Cambiar de compañía de gas con permanencia
Hasta el 5 % del consumo estimado hasta finalización de contrato
Penalización

Información útil

El tiempo que se tarda en el cambio de compañía de gas no suele superar los 20 días. Hay que tener en cuenta que la antigua compañía debe cerrar el ciclo de facturación.

En lo que se refiere al coste, el trámite es gratuito. Pero si hay contrato con permanencia y este no ha llegado a su fin habrá que pagar una penalización por ello.

  • 15 - 20 días
  • Dificultad: Media
arrow

¿A qué compañía de gas cambiarse?

Mercado libreMercado libre

Las comercializadoras del mercado libre tienen potestad absoluta para determinar sus tarifas, y no solo en el precio, también en servicios asociados o en tipo de facturación. Por ello, en el mercado libre es posible elegir entre otras, tarifas planas o por consumo realizado. También puede haber tarifas que combinen gas y luz, si la comercializadora tiene presencia en ambos sectores.

Por otra parte, dentro del mercado libre hay infinidad de comercializadoras, lo que implica mayor posibilidad de elegir y también de aprovecharse de ofertas y promociones que salen con relativa frecuencia. Hay que tener en cuenta, eso sí, que en ocasiones esas ofertas acarrean permanencias.

Otro aspecto son los peajes de acceso, que influyen en la facturación. Son cuatro: 

  • RL 1.: para consumos de menos de 5.000kWh/año.
  • RL.2: consumos entre 5.000kWh/año y 15.000kWh/año
  • RL. 3: consumos entre 15.000kWh/año y 50.000kWh/año
  • RL. 4: consumos superiores a 50.000kW/año.

Las características del mercado libre hacen que los precios entre comercializadoras a veces sean dispares. De media, el término fijo se sitúa entre 10 y 15 €/mes para una RL. 2 y entre 0,10 €/kWh y 0,17 €/kWh el término de consumo.

Mercado reguladoMercado regulado

Las compañías que operan en este mercado son las que ofrecen la Tarifa de Último Recurso (TUR). En esta tarifa es el Gobierno el que fija el precio, que se revisa trimestralmente. Por ello, las compañías no ofrecen ofertas ni descuentos, pero tampoco implican periodos de permanencia.

Otra característica es que al mercado regulado solo pueden acceder usuarios particulares cuyo consumo sea inferior a 50.000 kWh. Sus tarifas son cuatro, equivalentes a los peajes del mercado libre:

  • TUR 1: para usuarios con un consumo igual o inferior a 5.000kWh/año
  • TUR 2: para consumos de entre 5.000 y 15.000 kWh
  • TUR 3: para consumos de entre 15.000 y 50.000 kWh
  • TUR 4: para consumos superiores a 50.000 kWh/año, en concreto, para comunidades de propietarios.

En lo que respecta a las tarifas, el término fijo se sitúa entre 5 € y 20,5 €/mes en las tarifas TUR 1,2 y 3. En el caso de TUR 4 depende del consumo. Y, en lo que se refiere al término variable, de media se sitúa en torno a 0,060 €/kWh.

Consejos para cambiar de compañía de gas

El punto de partida es comparar lo que ofrecen las distintas comercializadoras. En el mercado hay muchas empresas y a veces las variaciones en las tarifas son apreciables. 

Hay que tener en cuenta las diferencias entre el mercado libre y el regulado, en este las tarifas son fijas y se revisan cada tres meses. Según la evolución del mercado energético es un aspecto que hay que valorar.

En el caso de comercializadoras del mercado libre, conviene fijarse en todos los detalles, tanto en el precio del término fijo como en el del kWh. En ocasiones uno de esos aspectos, muy económico, distrae la atención del otro, que puede no serlo tanto.

También es importante leer la letra pequeña. En ocasiones las ofertas están asociadas a periodos de permanencia o a determinados servicios que pueden conllevar un coste adicional. Al contrario, también puede ocurrir que esos servicios sean gratuitos.

Cuando se va a cambiar de compañía, también es interesante hacer una valoración del consumo real para elegir la tarifa que realmente se necesita. En ocasiones se está pagando de más por una tarifa superior.

A diferencia de lo que ocurre para saber cuánto cuesta dar de alta el gas, aspecto en el que hay que pagar por conceptos diferentes, en el caso de cambiar de comercializadora el trámite es gratuito. Por ello, salvo que haya permanencia, no hay que tener reticencias a la hora de cambiar de compañía de gas, se puede hacer todas las veces que se considere necesario sin coste.

Preguntas frecuentes sobre el cambio de comercializadora de gas

¿Puedo cambiar de compañía de gas si estoy de alquiler?

Es posible hacer el cambio, pero siempre y cuando el inquilino sea el titular del contrato. Si no lo es, conviene traspasar la titularidad. De esta manera no solo se podrá cambiar de compañía, también elegir la mejor tarifa en función del consumo, lo que repercutirá en la factura energética. 

¿Se puede cambiar de comercializadora de gas teniendo una deuda?

No. Para poder realizar el cambio es imprescindible que no haya facturas pendientes de pago con la comercializadora. Si las hubiera, la nueva lo notificará y no tramitará el nuevo contrato hasta que no se haya resuelto la deuda.

¿Puedo cambiar de compañía de gas cuando quiera?

Sí, de hecho un usuario puede cambiar de compañía de gas tantas veces como quiera. Esto permite aprovecharse de las ofertas que lanzan las compañías y de los recios más competitivos.

Las únicas limitaciones son que existe una deuda pendiente o que haya un periodo de permanencia que no ha finalizado, en cuyo caso habría que pagar una compensación a la compañía. Esa penalización no puede superar el 5 % del consumo estimado hasta la finalización del contrato.

Un aspecto importante es que si hay contratado servicio de mantenimiento, habrá que darlo de baja, puesto que es independiente del contrato de gas.

¿Merece la pena cambiar de compañía de gas?

En muchas ocasiones sí. Un ejemplo: en el caso de subidas del precio de la energía, el mercado regulado suele ofrecer tarifas más baratas. De esta forma, un usuario del mercado libre puede ahorrar en la factura con el cambio. Si hay una modificación en la tendencia, siempre puede volver al mercado libre.

En cualquier caso, el consejo es analizar bien todas las posibilidades antes de solicitar una cambio de compañía.

¿Me pueden cambiar de compañía de gas sin mi consentimiento?

Se ha dado el caso de cambios de compañía sin el consentimiento expreso del titular del contrato. Ante esta situación caben dos posibilidades:

  • Desistir del contrato, pero solo se puede hacer en los 14 días posteriores al cambio y muchos usuarios no se dan cuenta hasta que llega la factura. 
  • Si ha pasado el plazo de desistimiento, se puede reclamar ante la comercializadora, la comunidad autónoma a través de las oficinas de atención al consumidor o a través de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

¿Cómo cambiar de compañía de gas? Pasos a seguir

El primer paso es buscar ofertas de las comercializadoras de gas. Hay numerosas compañías y la competencia hace que saquen al mercado productos lo más atractivos posible para los usuarios.

Después conviene analizar con calma no los las tarifas que apliquen, también las condiciones. Sería el caso, por ejemplo, de periodos de permanencia o de servicios asociados que conllevan un coste, como es el caso del mantenimiento de la caldera. 

Una vez que se ha elegido la comercializadora que ofrece las tarifas que mejor se ajustan a las necesidades, lo siguiente será contactar con ella, por teléfono o por Internet. Algunas también disponen de oficinas físicas en las que realizar el trámite.

La compañía informará de la documentación que es necesario aportar. Una vez que se tenga, simplemente hay que realizar la solicitud. Si es vía telefónica, enviarán copia del contrato que habrá que devolver firmada y con copia del DNI. Si se realiza el trámite a través de oficina virtual, solo habrá que subir los documentos a la plataforma.

Si la documentación es correcta, el cambio se realizará en 15 – 20 días, una vez que la compañía anterior haya cerrado el ciclo de facturación. En ningún caso el cambio supondrá corte de suministro.