habitissimo - Reformas y Servicios para el Hogar

Cambiar grifo: Precio y Presupuestos

100 €Precio medio

Rango de precios indicado por los profesionales de cambiar grifo: 70 € - 240 €

Solicita presupuestos a los mejores profesionales de tu zona

Estos precios son una estimación y pueden variar en función de factores cómo la calidad de los materiales, la duración de la obra, las dimensiones...

En esta guía

Pide gratis y sin compromiso presupuestos a profesionales de tu zona

¿Cómo funciona el servicio de presupuestos de habitissimo?

Gráfico persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil1. Nos cuentas tu proyecto de cambiar grifo.
Persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil2. Compara los mejores profesionales y empresas de cambiar grifo.
Conversación telefónica entre un profesional y un particular3. Podrás obtener presupuestos y contratar, si lo deseas, al profesional que más te guste.
En menos de un minuto y gratis

Precios de cambiar un grifo

Tipo de grifoPrecioCaracterísticas
Cambiar grifo de cocina
80 €
Grifo de caño alto
Cambiar grifo de lavabo
100 €
Grifo monomando
Cambiar grifo de bidé
90 €
Grifo monomando
Cambiar grifo de bañera
230 €
Grifo termostático
Cambiar grifo de ducha
120 €
Grifo con manguera
Cambiar grifo exterior
50 €
Grifo estraible

Cómo cambiar un grifo de cocina

Información útil

El coste medio de un trabajo de cambio de grifería se situaría en el entorno de los 100 €, aunque el precio va a depender, sobre todo, del tipo de grifo, ya que los hay en rangos de precios desde los 30 € a más 200 €.

A ello hay que añadir el coste de la mano de obra. Los fontaneros cuelen cobrar entre 20 € y 35 €/hora.

  • 2 horas
  • Dificultad: Media
arrow

¿Cuánto cuesta cambiar un grifo? Precios y tipologías

Según su mandoSegún su mando
  • Monomando: con ellos es posible controlar tanto el caudal del agua como la temperatura con una sola mano, girando el mando hacia un lugar u otro. El mando puede ir centrado en el grifo o en uno de los lados. Un grifo de lavabo, de media, puede costar alrededor de 25 €. Uno de cocina tiene un precio medio de unos 50 €.
  • Bimando: tienen dos mandos o manivelas, uno para el agua caliente y otro para el agua fría. Son, por ello, más difíciles de regular, sobre todo en lo que a temperatura se refiere. Pueden tener un precio medio de alrededor de 40 €.
Según su cañoSegún su caño

La diferencia fundamental es la altura, pero no es la única:

  • Grifos de caño alto: en cocinas, son adecuados para fregaderos grandes, siempre y cuando no estén delante de una ventana de apertura abatible. Su mayor ventaja es que son cómodos para lavar o llenar grandes recipientes. En el caso de lavabos, son grifos habituales en lavabos sobre encimera.
  • Grifos de caño bajo: en el caso de las cocinas son los más adecuados para fregaderos de pequeño tamaño o cuando hay ventana detrás, aunque limitan los movimientos a la hora de fregar. Tanto en baños como en cocinas se pueden poner en repisa o en mural. 
  • Grifos con caño extraíble: son más comunes en cocinas, tienen un flexo que permite extenderlos unos centímetros. 
  • Grifos con caño abatible: se plegan a un lado hasta quedar casi sobre la encimera. Son útiles en el caso de fregaderos bajo ventana. 

Un grifo sencillo, de caño alto o bajo, cuesta, de media, alrededor de 50 €. Los extraíbles o abatibles pueden costar a partir de los 80 €.

Según su materialSegún su material
  • Cromo: este acabado proporciona un gran brillo, por lo que se trata de grifos muy vistosos que encajan bien en estilos más modernos. Además, son muy resistentes. 
  • Acero inoxidable: sus grandes ventajas son que los grifos fabricados en este material se limpian con gran facilidad, además de que no se corroen y son muy resistentes. Es uno de los acabados más comunes en grifería de baño.
  • Aluminio: pueden tener un acabado cromado o dorado, y también pueden ser brillantes o satinados, por lo que encajan bien en todo tipo de ambientes. 
  • Latón: es uno de los materiales que más se usa en grifería, porque permite conseguir acabados muy diferentes, desde dorados o cobrizos hasta infinidad de colores, ya que se pueden pintar sin problemas.
¿Cuánto cuesta cambiar un grifo?¿Cuánto cuesta cambiar un grifo?

El precio de cambiar un grifo puede variar sensiblemente según el modelo. Teniendo en cuenta el coste de la mano de obra, entre 20 € y 35 €/hora, y con grifos de calidad media estos pueden ser presupuestos aproximados:

  • Cambiar un grifo de fregadero: a partir de 70 € y hasta unos 100 €.
  • Cambiar un grifo monomando en lavabo: entre 60-80 €
  • Cambiar un grifo de bañera o ducha: entre 80 € y 240 €, si es termostático. 

¿De qué depende el precio del cambio de grifería?

Mano de obra

No todos los grifos son iguales ni se cambian con la misma rapidez, por ello el tiempo de trabajo para poner un grifo nuevo puede ser muy variable, y ello va a repercutir en el presupuesto. De media, un fontanero puede cobrar entre 20 € - 35 €/ hora.

Desplazamiento

En algunos casos, los fontaneros pueden cobrar por el desplazamiento. Lo habitual es que sea un precio fijo hasta unos 15-20 km de distancia, a partir de ella se pueden cobrar entre 0,5 y 2 € por km extra

Servicio de urgencias

En caso de avería un fontanero de urgencia cobrará una tarifa más elevada por cambiar el grifo de la cocina, especialmente si se trata de festivos o en horas fuera de la jornada habitual. El coste del trabajo puede elevarse hasta en un 50 %.

Materiales

Cuando hay que cambiar un grifo del baño o el fregadero es habitual tener que sustituir también otros elementos como juntas, llaves de paso o latiguillos, lo que también encarece el servicio.

Modelos

Por diseño y por calidad, la variedad de modelos de grifos es inmensa, el coste entre unos y otros puede ser dispar, de ahí que la mayor diferencia entre unos presupuestos u otros dependa del tipo de grifo elegido.

Diseño

Hay grifos con diseños específicos. Los hay con aireador, que mezclan el agua con aire, reduciendo el consumo. También los hay con manivela de doble posición, que hace un tope a mitad del recorrido, de modo que para conseguir un mayor caudal hay que ‘forzar’ un poco, de esa manera también se consigue un ahorro de agua. Su precio es algo más elevado que el de otros grifos, a partir de 50 € los más sencillos de lavabo, aunque pueden llegar a los 200 €

Preguntas frecuentes a la hora de cambiar un grifo

¿Qué es mejor, poner un grifo monomando o bimando?

Depende. En líneas generales, resultan más cómodos los monomando, que se pueden manejar con facilidad con una sola mano y en los que regular tanto la salida del agua como la temperatura es más fácil. Sin embargo, poner un grifo bimando es en muchas ocasiones más estético, sobre todo en estilos clásicos o retro.

¿Qué modelo es el más práctico para el fregadero?

A la hora de cambiar el grifo del fregadero,conviene decantarse por los de caño extraíble o de muelle. Es así porque se adaptan a todo tipo de fregaderos, grandes o pequeños. Además, permiten una mejor limpieza, ya que con la manguera extensible se puede llegar a cualquier rincón y es cómodo para lavar grandes utensilios, ollas o bandejas. No solo eso, sino que suelen tener dos tipos de chorro: atomizador o modo ducha.

¿El servicio de cambio de grifo incluye el desmontaje del antiguo?

Dependerá del fontanero, puede incluirlo o no en el presupuesto. Lo habitual es que cobren por hora de trabajo una vez este se haya realizado. Si no es así, lo mejor es consultarlo previamente. 

¿Hay que comprar antes el grifo nuevo o se puede incluir en el presupuesto de cambio de grifo?

Hay fontaneros que pueden ofrecer catálogos y pueden incluir el grifo en el presupuesto. Sin embargo, es más común comprar el grifo en un establecimiento especializado, la variedad es tan grande que lo normal es visitar varias tiendas antes de decidirse. 

Cuándo es necesario cambiar la grifería

Cambio a grifos más prácticos

En caso de tener grifos antiguos, lo aconsejable es cambiarlos por otros con sistemas de ahorro de agua o extensibles, en el caso de cocinas. Si se trata de bañeras o duchas, la recomendación es cambiar los grifos antiguos por otros termostáticos, que resultan más cómodos de utilizar.

Darles un toque más estético

En ocasiones, basta con cambiar los grifos de un baño o de una cocina para darle un aire más actual y diferente. Conviene, eso sí, elegir grifos que combinen bien con el estilo de la estancia. La variedad en formas, tamaños y acabados es casi inagotable.

Problemas de oxidación

No es lo más común, pero con el paso del tiempo y el uso, algunos elementos de los grifos pueden oxidarse o deteriorarse, incluso pueden comenzar a presentar problemas como fugas. En cualquiera de esos casos, lo aconsejable es sustituirlos cuanto antes.

Problemas con la cal

La cal puede acabar obstruyendo los grifos si no se ha realizado un mantenimiento adecuado o se ha filtrado previamente el agua en zonas en las que es especialmente dura. Si se observa una pérdida de presión, una de las causas más comunes es la cal, por lo que es posible que sea necesario cambiar un grifo del baño o la cocina.

El grifo no se instaló bien

Una mala instalación puede hacer que el grifo no funcione correctamente, e incluso que haya fugas. Si no se corrige, con el tiempo se irá deteriorando y puede afectar a la encimera. Por ello, es conveniente hacer la reparación necesaria y, si no es posible, sustituirlo por otro grifo. 

Gabriel Martín

Gabriel Martín

Gabriel Martín, SEO Specialist en habitissimo, es un apasionado del mundo digital y especialmente del posicionamiento orgánico en buscadores. Con conocimientos en el ámbito de las reformas, adquiridos a través de su experiencia personal, comprende las necesidades y desafíos específicos de este sector.

Ver perfil