habitissimo - Reformas y Servicios para el Hogar

Cambiar halógenos por led: Precio y Presupuestos

75 €Precio medio

Rango de precios indicado por los profesionales de cambiar halógenos por led: 59 € - 100 €

Solicita presupuestos a los mejores profesionales de tu zona

Estos precios son una estimación y pueden variar en función de factores cómo la calidad de los materiales, la duración de la obra, las dimensiones...

En esta guía

Pide gratis y sin compromiso presupuestos a profesionales de tu zona

¿Cómo funciona el servicio de presupuestos de habitissimo?

Gráfico persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil1. Nos cuentas tu proyecto de cambiar halógenos por led.
Persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil2. Compara los mejores profesionales y empresas de cambiar halógenos por led.
Conversación telefónica entre un profesional y un particular3. Podrás obtener presupuestos y contratar, si lo deseas, al profesional que más te guste.
En menos de un minuto y gratis

Precios de cambiar los halógenos por LED

Tipo de trabajoPrecio
Cambiar luz halógena por led sin transformador
60 €
Cambiar luz halógena por led con transformador
40 €
Cambiar 6 focos halógenos por led
80 €
Cambiar 3 halógenos de techo por led
40 €
Sustituir 11 bombillas halógenas por led
100 €
¿Cómo obtenemos los precios?

¿Cómo obtenemos los precios?

Los precios que aparecen en esta Guía de Precios proceden de información real que recibimos de nuestros usuarios particulares y profesionales, contrastada y revisada por expertos del sector
+ 125,733solicitudes de presupuesto de cambiar halógenos por led
+ 274profesionales de cambiar halógenos por led
+ 1,079opiniones verificadas de cambiar halógenos por led

Información útil

El precio de cambiar halógenos por LED puede costar alrededor de 12 € para una bombilla GU10 para lámparas halógenas y si es un tubo lineal alrededor de los 17 €. A ello habría que sumar la instalación, los electricistas, para un trabajo sencillo como este pueden cobrar en torno a los 15-25 €/hora.

  • 1 día
  • Dificultad: Fácil
arrow

Cambiar bombillas halógenas por luces LED: casos más comunes

Cambiar halógenos sin transformador por LEDCambiar halógenos sin transformador por LED

Las lámparas halógenas se pueden instalar sin transformador. Esto simplifica mucho tanto la instalación como la reposición. Además, son más económicas y se trata de lámparas que permiten la regulación de la intensidad de la luz con un potenciómetro. El principal inconveniente es que no tienen protección frente a subidas de tensión, por lo que pueden estropearse con más facilidad. 

Cambiar halógenos con transformador por LEDCambiar halógenos con transformador por LED

Si se van a cambiar halógenos con transformador por LED hay que saber que no todos los halógenos LED necesitan transformador, pero en algunos casos en importante que lo lleven. Por ejemplo, en estancias húmedas, como pueden ser los baños, ya que los 12V, al tratarse de bajo voltaje, son inocuos. Además, con ellos las bombillas resisten sin problemas los picos de corriente y proporcionan una luz más intensa. Pero el transformador también consume y se necesita espacio para ponerlo.

Cambiar foco piscina halógeno por LEDCambiar foco piscina halógeno por LED

El precio de cambiar un foco halógeno de piscina por LED es de unos 80 €/unidad de media. Ese precio, sin embargo, puede ser algo superior o inferior según las características de la luminaria: si es sumergible o de superficie, si es monocromática o multicolor, si tiene mando para su control, etc. 

En cualquiera de los casos, es fundamental optar por aquellos focos que ofrecen la máxima protección frente al agua y al polvo. A la hora de elegir, también hay que tener en cuenta si se busca un efecto más decorativo (focos multicolor o tonos de luz cálidos) o para uso nocturno (luz neutra o blanca). 

Cambiar ojos de buey por LEDCambiar ojos de buey por LED

El precio de cambiar ojos de buey por LED se sitúa de media alrededor de 15 €. Ese precio, sin embargo dependerá del modelo elegido. Hay luminarias, pequeñas y de baja potencia que no cuestan más de 9 €, mientras que otras pueden sobrepasar los 30 €.

Este tipo de luces son muy discretos y, sobre todo, versátiles, puesto que que se colocan en espacios muy diferentes, desde pasillos a baños y cocinas. En este último caso, en estancias húmedas, conviene elegir luminarias con una alta resistencia a la humedad y preferiblemente de luz blanca para facilitar la visión, sobre todo en la cocina, donde una buena luz es clave para trabajar con seguridad.

Factores a tener en cuenta al sustituir halógenos por LED

Tipo de casquillos de conexión o portalámparas

Es importante tener en cuenta que, a la hora de sustituir los halógenos por LED, comprobar el tipo casquillo adecuado es primordial y hay infinidad de modelos. Para entender la nomenclatura hay que señalar que lleva una primera letra que señala el tipo de portalámparas; luego un número que marca el diámetro del portalámparas y además pueden llevar una letra que indica el número de contactos. Estos serían algunos ejemplos:

  • GU10: se conecta al portalámparas con dos tuercas a media vuelta en un casquillo de 10 mm.
  • GZ10: igual que la anterior, pero para bombillas de alta emisión calorífica trasera.
  • R7: para lámparas rectilíneas con terminales simples de 7 mm. Son los más comunes al cambiar halógenos lineales por LED.
  • E40: casquillos de rosca tradicionales.
  • R7s: casquillo para lámpara rectilíneas de contacto sencillo.

Potencia de las bombillas LED

Al cambiar bombillas halógenas por LED también hay que tener en cuenta la potencia, que debe ajustarse a la instalación y que se expresa de una manera diferente a las convencionales. Para hacerse una idea, una bombilla LED de 12V equivale a la de una bombilla incandescente de 75V o una halógena de 60V.

Elegir la temperatura de color de la luz LED

El LED permite obtener luz en tres tipos de color: blanco cálido, blanco frío y blanco puro. Cuando es cálida está alrededor de los 3.000K y es perfecta para habitaciones o zonas de estar, ya que es una luz de ambiente. Alrededor de los 5.800K se habla de blanco frío, una luz perfecta para zonas donde se requiere buena iluminación. Y si la luz está alrededor de los 4.500 grados Kelvin se habla de blanco puro, aconsejable en estancias como cocinas o lugares de trabajo. 

Cómo cambiar las bombillas halógenas por LED, paso a paso

Antes de cambiar los halógenos por LED hay que comprobar que se pueden adaptar los modelos elegidos al lugar en el que se van a instalar. El primer paso es comprobar la potencia de las antiguas bombillas para poner en su lugar unas de LED que sean equivalentes. Hay que tener en cuenta que el LED necesita mucha menos potencia que las bombillas halógenas. Por poner un ejemplo, una bombilla de 20W convencional tiene su equivalencia en una de 4W de LED.

Otro aspecto importante es comprobar si existe regulador de intensidad. Si es así conviene comprobar que se adapta a las nuevas bombillas de LED, si no, habrá que cambiarlos. Conviene recordar que el LED trabaja con corriente continua, por lo que los reguladores se deben adecuar al voltaje. 

El siguiente paso será elegir las bombillas LED adecuadas. Además de por su potencia, se distinguen por el tipo de luz que ofrecen, que puede ser cálida, fría o neutra. Otro aspecto es el ángulo de apertura, que puede oscilar entre los 40 y los 160 grados. Y finalmente, habrá que contar con el Índice de Reproducción Cromática, muy especialmente si se trata de sustituir los halógenos por LED en escaparates.

Tras todas las comprobaciones pertinentes, hay que asegurarse de desconectar la corriente eléctrica para evitar accidentes. El siguiente paso es retirar con cuidado la bombilla halógena y comprobar de nuevo tanto el voltaje y el tipo de conexión para que las nuevas bombillas sean de las mismas características y no haya problemas al instalarlas. Si el halógeno tenía transformador se desconectan los cables del transformador, si lo tiene. Y si la nueva bombilla no lo necesita, habrá que retirarlo.

Finalmente, solo habrá que colocar un portalámparas nuevo haciendo las conexiones necesarias, instalar las luces LED, conectar la corriente eléctrica y asegurarse de que funcionan sin problemas.

Ventajas de sustituir los halógenos por luces LED

Adaptarse a la normativa europea

Desde el 1 de septiembre de 2018 la normativa europea prohíbe comercializar bombillas halógenas. Ya antes, en 2016, se habían prohibido los focos halógenos y en 2012 las bombillas incandescentes. Esta prohibición está motivada por cuestiones medioambientales, por un lado por que se trata de elementos muy contaminantes y, por otro, porque su consumo es mayor.

Ahorro energético y económico

Entre las grandes ventajas del LED destacan su larga duración y, muy especialmente su consumo, sensiblemente inferior al de las bombillas tradicionales. Si una bombilla halógena había que cambiarla cada pocos años, una de LED puede tener una vida útil superior a los 10 años.

  • Se ahorra sobre todo en el consumo, hasta un 80% respecto a los halógenos. Esto es así, entre otras cosas, porque los halógenos LED apenas emiten calor, solo luz. Además, su encendido es instantáneo. A ello hay que sumar la larga duración de las lámparas LED, que hace que no haya que sustituirlas en años: aunque estén muchas horas encendidas, pueden durar hasta 30.000 horas de funcionamiento.
  • Otra de las mayores ventajas de las luces LED es que son mucho más eficientes que cualquier otro tipo de bombilla que se haya fabricado hasta el momento. En lo que se refiere, por ejemplo, al rendimiento luminoso, las lámparas LED se mueven entre los 15 y los 130 lúmenes/vatios, una lámpara incandescente lo hacía entre 10 y 15 lm/W y una lámpara halógena entre 15 y 25 lm/W.

Las luces LED hacen menos ruido

Los halógenos con transformador emiten un ruido bajo pero constante que puede ser molesto e incluso provocar problemas de concentración en determinados espacios de trabajo. Las luces LED con trasformador no solucionan ese problema, pero no hay que olvidar que solo en casos muy determinados, como pueden ser baños o cocinas conviene poner este aparato.

No tienen sustancias tóxicas como el mercurio

La tecnología LED es más respetuosa con el medio ambiente no solo por el ahorro energético que supone, sino porque está libre de elementos muy contaminantes que sí tenían otro tipo de bombillas. El más importante es el mercurio que sí tienen, por ejemplo, los fluorescentes. Además, de ello, emiten menos campos magnéticos que otro tipo de bombillas y no emiten rayos UV.