habitissimo - Reformas y Servicios para el Hogar

¿Cuánto cuesta instalar una caldera eléctrica?

2.350 €/udPrecio medio

Rango de precios indicado por los profesionales de instalar caldera eléctrica: 1 €/ud - 4.400 €/ud

Solicita presupuestos a los mejores profesionales de tu zona

Estos precios son una estimación y pueden variar en función de factores cómo la calidad de los materiales, la duración de la obra, las dimensiones...

En esta guía

Pide gratis y sin compromiso presupuestos a profesionales de tu zona

¿Cómo funciona el servicio de presupuestos de habitissimo?

Gráfico persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil1. Nos cuentas tu proyecto de instalar caldera eléctrica.
Persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil2. Compara los mejores profesionales y empresas de instalar caldera eléctrica.
Conversación telefónica entre un profesional y un particular3. Podrás obtener presupuestos y contratar, si lo deseas, al profesional que más te guste.
En menos de un minuto y gratis

Precios de instalar caldera eléctrica

Tipo de caldera eléctricaPrecio
Instalar caldera eléctrica para suelo radiante
1.800 €
Instalar caldera eléctrica para calefacción y ACS
1.500 €
Instalar caldera eléctrica mixta
2.200 €
Cambiar caldera de gas por caldera eléctrica
2.500 €
Cambiar caldera de gasoil por caldera eléctrica
2.300 €

Información útil

El coste medio de instalar una caldera eléctrica suele situarse en torno a unos 1.400 €. No obstante, según las características de la caldera en cuestión, este precio podrá ser mayor o menor. Por ejemplo, si se instala una caldera eléctrica destinada solo a calefacción con una potencia de 15 kW, su precio medio rondará los 1.100 € aproximadamente sin instalación. Si la potencia puede alcanzar los 21 kW, el precio medio será de unos 1.500 €.

  • 1 día de instalación
  • Dificultad: Fácil
arrow

Ejemplos de presupuesto y factores que influyen en el precio de instalar una caldera eléctrica

Ejemplos de presupuestoEjemplos de presupuesto
  • Instalar una caldera eléctrica solo para calefacción de 15 kW, con todo incluido, puede costar alrededor de 1.400 €. Si también sirve para ACS el coste se acercaría a los 2.000 €
  • En el caso de una vivienda de 90 – 100 m², instalar una caldera mixta de 11, 6 kW adaptable a redes monofásicas o trifásicas y compatible con suelo radiante, costaría a partir de 2.000 €.
  • Instalar una caldera de 28 kW para una vivienda unifamiliar de 150 m², solo para calefacción costaría alrededor de 2.500 €, retirando la anterior.
  • Instalar una caldera eléctrica para agua caliente y calefacción de 9kW y con acumulador para ACS de 50 litros podría costar unos 2.000 €, aproximadamente.
Factores que influyen en el precioFactores que influyen en el precio

En el presupuesto de la instalación de una caldera eléctrica entran en juego diferentes factores: 

  • Mano de obra: las tarifas pueden variar ligeramente de unos profesionales a otros. De media, la hora de trabajo podría situarse entre 20 € y 35 €.
  • Retirada de la antigua caldera: dependerá del tipo de caldera y las dificultades del trabajo. Los profesionales pueden cobrar por ello entre 50 € y 100 €.
  • Tipo de caldera eléctrica: el abanico de modelos es amplio. Calderas solo para calefacción y potencias bajas (alrededor de 9 kW) serían las más económicas. Mientras, las más caras serían las de mayor potencia y las que también surten de ACS, especialmente las que tienen acumulador.
  • Aumento de la potencia contratada: si es necesario aumentar la potencia contratada, hay que abonar unos costes fijos por derechos de extensión, acceso y enganche que superan los 50 €. A ello hay que sumar un nuevo boletín eléctrico si hubiera que realizarlo y que supondría alrededor de 150 € más de media. 
  • Certificado de instalación de caldera: es una garantía que solo pueden emitir técnicos autorizados. Es la que da fe de que la instalación cumple con los requerimientos técnicos y es segura. Su coste, de media, se sitúa alrededor de los 120 €.

Consejos a tener en cuenta sobre los sistemas de calefacción eléctricos

Acceso a suministro eléctrico

Es el único requisito que se necesita para instalar una caldera eléctrica. Con acceso a la red eléctrica y a la instalación de fontanería ya se podría contar con uno de estos aparatos. No necesitan ni ventilación ni salida de humos y se pueden poner en cualquier espacio de la vivienda. 

Revisar la potencia eléctrica contratada

Las calderas suelen requerir una potencia mayor a la que habitualmente se contrata en los hogares. Para calcular la potencia del aparato se tienen en cuenta tanto el volumen a calentar como la temperatura deseada, el aislamiento de la vivienda, la climatología y la estimación de pérdidas de calor.

La potencia contratada de la instalación, en el caso de viviendas de dimensiones de hasta 100 m² y un equipamiento medio se sitúa en 3,45 kW. Para esa misma vivienda, pero con caldera eléctrica, habría que contratar entre 4,6 kW y 5,75 kW. Pasar de un rango a otro de potencia cuesta alrededor de 55 €

A ello habría que sumar un nuevo boletín eléctrico si el actual tiene más de 20 años. Su precio puede situarse de media alrededor de 150 €, pero puede variar según las características de la instalación y el profesional que lo realice, ya que el precio no está regulado por ley.

Contratar a un profesional para la instalación

Para conseguir que la caldera funcione a un óptimo rendimiento y con un consumo ajustado y eficiente, lo aconsejable es contar con el asesoramiento de un profesional a la hora de elegir el aparato más adecuado. No solo eso, también es importante que sea un profesional autorizado quien se encargue de la instalación.

No olvidar el boletín de instalación de la caldera eléctrica

El hecho de que se deba contratar a un instalador autorizado también se debe a que es necesario contar con un certificado de instalación de la caldera, exactamente igual que ocurre con las de gas. Es la garantía de que esa instalación se ha realizado correctamente y se ajusta a la normativa. En caso de tener algún problema con la caldera puede ser necesario presentarlo.

Preguntas frecuentes sobre calderas eléctricas

¿Qué consumo tienen las calderas eléctricas?

El consumo de la caldera depende de diferentes factores. Por un lado, del uso que de ella se haga en lo que a calefacción y agua caliente se refiere. Por otro, de la eficiencia de la propia caldera. Y, por otro, de las características de la vivienda y aspectos como el aislamiento. En el gasto también habría que tener en cuenta la tarifa eléctrica contratada.

De una manera muy general, de media, una caldera eléctrica para radiadores y ACS para una vivienda de 90 m² puede consumir al año entre 9.000 kW y 13.500 kW. Siempre puedes comprar el consumo de una caldera eléctrica vs caldera de gas.

¿Qué mantenimiento requieren las calderas eléctricas?

A diferencia de las calderas de combustión (las que queman gas, gasóleo, leña o pellets) las calderas eléctricas no generan gases peligrosos para la salud o el medio ambiente. Sin embargo, al igual que ellas, también deben pasar revisiones cada dos años como mínimo. Con ello se garantiza su correcto funcionamiento y su eficiencia. El coste dependerá del aparato y el profesional. De media, pueden situarse alrededor de 120 € y 140 € si es una caldera eléctrica para calefacción y ACS con acumulador.

¿Qué es mejor, calefacción eléctrica o de gas?

Depende del uso que se le vaya a dar y de las preferencias de los usuarios. En general, las calderas de gas tienen la gran ventaja de ser más baratas en su uso diario (ya que el precio del gas es más económico que el de la electricidad). Sin embargo, también hay que tener en cuenta que las calderas de gas requieren mayor atención y mantenimiento, así como que pueden resultar más peligrosas si no se mantienen las normas de seguridad básicas al respecto. 

Por el contrario, las calderas eléctricas cuentan con la ventaja de ser muy seguras, ya que no pueden producirse ni escapes de gases ni explosiones, lo que también hace que no requieran revisiones periódicas y que su mantenimiento sea mínimo. Además, las calderas eléctricas, a diferencia de las de gas, no requieren de una salida de humos, por lo que pueden ser instaladas en cualquier lugar. Sin embargo, este tipo de calderas cuenta con la contrapartida de que implican un mayor precio en el consumo, ya que el precio de la electricidad es mayor que el del gas. 

¿Cuáles son los componentes de una caldera eléctrica?

Las calderas eléctricas son diferentes a las que funcionan con otros combustibles. Estas disponen de un termostato para controlar la temperatura ambiente y adaptar la potencia de la calefacción. Asimismo, llevan purgador automático, vaso de expansión, electrobomba, bomba de aceleración (permite la entrada de agua y la calienta hasta alcanzar la temperatura adecuada), válvula de vaciado y válvulas de seguridad para liberar presión. También pueden llevar programador.

Ventajas y desventajas de las calderas eléctricas

Instalación sencilla

Una de las principales ventajas de las calderas eléctricas es que no requieren de instalaciones complicadas ni obras para colocarse. Además, suelen permitir más alternativas a la hora de situarse en distintos sitios de una vivienda. Una caldera eléctrica puede ponerse en cualquier lugar donde haya electricidad. Por este motivo, las calderas eléctricas pueden instalarse en casi cualquier vivienda, en locales comerciales, edificios industriales…

Energía limpia

Las calderas eléctricas no generan humos ni emiten gases de ningún tipo, por lo que se puede decir que producen una energía más limpia y menos contaminante. Así, se peude considerar que son aparatos respetuosos con el medio ambiente ya que su rendimiento ronda prácticamente el cien por cien. 

Mayor seguridad

Las calderas eléctricas son mucho más seguras que otros tipos de métodos para calentar agua o servir como calefacción. A diferencia de las calderas de gas, no emiten gases. Aparte de ser más seguras y limpias, este tipo de calderas no requieren de una ventilación tan exigente (como sucede también con las calderas de gas) ni de un mantenimiento tan exhaustivo. 

Diseño más sencillo

Las calderas eléctricas son menos complejas que las de gas. Es decir, tienen menos componentes. Y como suele suceder en estos casos,mayor sencillez en el diseño es sinónimo de menor mantenimiento y menos riesgo de averías. Así, tienen una vida útil muy larga.

Gasto energético

Aunque hoy en día los aparatos son cada vez más eficientes y pueden alcanzar rendimientos de hasta un 95 %- 100% , la electricidad es el sistema de mayor coste a la hora de calentar un inmueble. Lo es no tanto por el consumo, como por el precio de la electricidad y las variaciones a las que está sujeto. Si notas que consumen mucho, siempre puedes acogerte a un Plan Renove de calderas.

Aumento de la potencia contratada

Es otra cuestión que repercute en el coste de disponer de calefacción y agua caliente mediante caldera eléctrica. Estos aparatos necesitan que la instalación eléctrica tenga potencia suficiente, por lo que es habitual tener que contratar más de la que sería suficiente si no se dispusiera de este tipo de equipos. Contratar mayor potencia supone también pagar más en cada factura de electricidad