habitissimo - Reformas y Servicios para el Hogar

¿Cuánto cuesta instalar un horno? Precio y presupuestos

95 €Precio medio

Rango de precios indicado por los profesionales de instalar horno: 70 € - 120 €

Solicita presupuestos a los mejores profesionales de tu zona

Estos precios son una estimación y pueden variar en función de factores cómo la calidad de los materiales, la duración de la obra, las dimensiones...

En esta guía

Pide gratis y sin compromiso presupuestos a profesionales de tu zona

¿Cómo funciona el servicio de presupuestos de habitissimo?

Gráfico persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil1. Nos cuentas tu proyecto de instalar horno.
Persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil2. Compara los mejores profesionales y empresas de instalar horno.
Conversación telefónica entre un profesional y un particular3. Podrás obtener presupuestos y contratar, si lo deseas, al profesional que más te guste.
En menos de un minuto y gratis

Cuánto cuesta instalar un horno

Tipo de servicioPrecio
Instalar un horno
70 € - 120 €
Instalar horno eléctrico
80 € - 150 €
Instalación de horno y placa de cocina
70€ - 350€

Información útil

El precio de instalar un horno y una placa de inducción para la cocina es de 120 € independientemente del modelo de horno que escojamos. Este será el precio de la mano de obra. O lo que es lo mismo, lo que un profesional nos cobrará por la instalación.

Este precio puede aumentar en el caso de que nuestro horno tenga que adaptarse por poseer medidas distintas a los huecos de la cocina. 

  • 2 horas
  • Dificultad: Media
arrow

Tipos de placas de cocina

Placas de gasPlacas de gas

Las placas de gas o cocinas de gas son muy diferentes a las placas eléctricas. La diferencia más notable es que estas trabajan con un inyector que va dejando salir el gas a una cavidad en la que se mezcla con el aire necesario para su combustión. Después, esa mezcla de aire y gas sale por los orificios quemadores, que es el lugar en el que arde. Cocinar con gas es cocinar con fuego.

No podemos negar que una de sus ventajas, dado el precio de la electricidad, es que por norma general el gas siempre suele ser más barato. Aunque esto no debería ser determinante, ya que los precios siempre fluctúan.

Otra ventaja es que en las cocinas de gas puedes usar cualquier tipo de utensilio, algo que no sucede, por ejemplo, con las placas de inducción.

Asimismo, hay que señalar que cocinar con placa de gas permite cocinar de forma más profesional. Para saltear, podrás cocinar con un fuego totalmente vivo. En inducción o vitrocerámica esto no sucede, por lo que se pierden estas posibilidades culinarias. 

VitrocerámicasVitrocerámicas

Por su parte la vitrocerámica es un sistema de cocina eléctrica que se basa en una placa lisa de cerámica vitrificada. Esta placa de cerámica tiene una gran resistencia al calor y también es relativamente rápida en transmitirlo. Una superficie de cristal con varias resistencias circulares a modo de fogones que nos permitirán cocinar.

Las resistencias de la vitrocerámica se calientan con electricidad. Transmiten el calor a la superficie, que es el lugar en el que pondremos nuestro utensilio de cocina.

Como gran ventaja, tenemos por un lado que es mucho más seguro que cocinar con gas. Además, tampoco hay problema en usar cualquier tipo de recipientes, incluso el barro.

Es capaz de producir un calentamiento progresivo, algo que puede ser interesante si cocinamos determinados productos que no conviene que se calienten muy rápido.

La vitrocerámica tiene una superficie mucho más fácil de limpiar que la placa de gas. 

InducciónInducción

Por último, tenemos las cocinas por inducción. Estas cocinas funcionan con un imán muy potente que se estimula eléctricamente. El imán crea un campo magnético que genera calor en la superficie de metal que colocamos encima de él. Esto hace que sea imposible cocinar con cualquier utensilio. Los utensilios de vitrocerámica deben ser siempre de metal.

Si separas el recipiente, la cocina deja de generar calor. Esto es una ayuda a la eficiencia energética. Sí, consumen menos electricidad que las vitrocerámicas.

La mayor ventaja es la rapidez a la hora de proporcionar calor. Esta placa se calienta el doble de rápido que las anteriores. Son capaces de alcanzar temperaturas muy altas en muy poco tiempo, algo que podría acortar el tiempo de cocina. Además, las placas de inducción actuales cuentan con mandos que permiten controlar en todo momento la temperatura con mucha precisión, por lo que tampoco será mayor problema.

Las placas de inducción no se sobrecalientan. Esto significa que los restos que se quedan en ella no se carbonizan. Su limpieza será, por tanto, la más sencilla de todas.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, no nos extrañará saber que son placas que tienen una vida útil más larga.

Factores que influyen en la instalación de horno y placa de cocina

Ente los factores que influyen en la instalación y, por tanto, en cuánto cuesta instalar un horno, las medidas figura como uno de los más importantes. Esto es debido a que el coste de instalación variará según el horno encaje o no en el hueco del mueble de la cocina.

En el caso de que el horno no encaje, es posible la adaptación, pero necesariamente se encarecerá el precio final. Hay ocasiones en las que esta adaptación no es posible, por lo que será necesario cambiar por otro electrodoméstico que acople al mueble. 

Otro de los aspectos que puede determinar cuánto cuesta instalar un horno es el tipo de horno escogido. El servicio de instalación varia mucho dependiendo de la tipología del electrodoméstico, algo que evidentemente influirá también en el precio final.

Tenemos, por ejemplo, los más económicos, los hornos de sobremesa. Estos sólo requieren una verificación de la potencia utilizada por el electrodoméstico y la toma en la que queremos conectarlo.

Por otro lado, tenemos los hornos autónomos y encastrables. Estos se montan en un mueble distinto a la placa y, por tanto, requieren una instalación eléctrica propia.

Finalmente tendríamos los más complicados, los hornos multifunción. Estos comparten panel de control e instalación con la placa. Deben instalarse siempre uno encima del otro. 

En el caso de los hornos con placa, también hay que fijarse en esta última. Las placas de cocina se colocarán también de forma diferente según modelo, algo que influirá en el coste del servicio de instalación.

Una placa de vitrocerámica calienta la superficie. Esto significa que necesita espacios de ventilación y separación con el horno.

Una placa de inducción sólo calienta el contenido del recipiente, por lo que no requiere espacios de separación, teniendo así una instalación más sencilla.

Las conexiones eléctricas de instalación también influyen en el coste de este servicio. Todas ellas deben cumplir con el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión, para empezar.

Un horno eléctrico, por ejemplo, necesita una línea directa desde el cuadro eléctrico donde se colocará un interruptor independiente. Para la correcta conexión, el horno eléctrico requiere de un enchufe de fuerza que esté adaptado a esa clavija y no puede usarse un alargador o regleta múltiple. Esto es así porque de esta forma la instalación podrá soportar altas potencias de manera segura. 

Los extras que surjan en la instalación también pueden influir en cuánto cuesta instalar un horno eléctrico. En la instalación, pueden surgir situaciones no previstas que deben ser solucionadas. Extras que normalmente no figuran en el presupuesto inicial.

Por ejemplo, podríamos incluir en estos extras los trabajos previos o posteriores de albañilería o carpintería para poder adaptar el electrodoméstico. También con el trabajo de cableado si supera los 1,5m.

La desinstalación y retirada de los hornos antiguos suele estar incluida. No obstante, si hablamos de hornos y placa de gas, la cosa cambia, ya que hay que realizar la retirada con requisitos de seguridad y bajo supervisión técnica, algo que se cobraría como un plus. 

Precio de instalar un horno en otras ciudades de España

CiudadPrecio
Bilbao
70 € - 140 €
Mallorca
90€ - 140 €
Madrid
90€ - 150 €
Barcelona
90€ - 150 €
Valencia
89€ - 150 €
Sevilla
70€ - 150 €
Zaragoza
89€ - 140€
Málaga
89€ - 150 €
Alicante
89€ - 140€
Valladolid
89€ - 150 €