habitissimo - Reformas y Servicios para el Hogar

¿Cuánto cuesta hacer un mantenimiento de calefacción?

174 €/añoPrecio medio

Rango de precios indicado por los profesionales de mantenimiento calefacción: 100 €/año - 274 €/año

Solicita presupuestos a los mejores profesionales de tu zona

Estos precios son una estimación y pueden variar en función de factores cómo la calidad de los materiales, la duración de la obra, las dimensiones...

En esta guía

Pide gratis y sin compromiso presupuestos a profesionales de tu zona

¿Cómo funciona el servicio de presupuestos de habitissimo?

Gráfico persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil1. Nos cuentas tu proyecto de mantenimiento calefacción.
Persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil2. Compara los mejores profesionales y empresas de mantenimiento calefacción.
Conversación telefónica entre un profesional y un particular3. Podrás obtener presupuestos y contratar, si lo deseas, al profesional que más te guste.
En menos de un minuto y gratis

Precios de mantenimiento calefacción

Tipo de trabajoPrecioCaracterísticas
Mantenimiento de calderas de calefacción
100€
Caldera electrica
Mantenimiento de radiadores de calefacción
120€
6 radiadores de agua
Limpieza de circuitos de calefacción
500€
100 m², calefacción por agua
Purgar radiadores
80€
6 radiadores de agua
Revisión de caldera de calefacción
100€
Caldera de gas
Revisión de radiadores
120€
8 radiadores de agua
Mantenimiento de tuberías de calefacción
350€
100 m², calefacción por agua caliente
¿Cómo obtenemos los precios?

¿Cómo obtenemos los precios?

Los precios que aparecen en esta Guía de Precios proceden de información real que recibimos de nuestros usuarios particulares y profesionales, contrastada y revisada por expertos del sector
+ 173,475solicitudes de presupuesto de mantenimiento calefacción
+ 6,825profesionales de mantenimiento calefacción
+ 14,935opiniones verificadas de mantenimiento calefacción

Información útil

El precio medio para hacer un mantenimiento de la calefacción se encuentra en torno a los 100-150 € y debe ser hecho siempre por un profesional autorizado

Siempre es más económico si se firma un contrato anual, ya que además de las revisiones suelen incluir coberturas como averías o asistencia 24 horas.

  • 1 día
  • Dificultad: Fácil
arrow

¿Cuánto cuesta el mantenimiento de la calefacción?

Realizar un adecuado mantenimiento de la calefacción de la casa es una forma de ganar en confort térmico y, a la vez, ahorrar. Cuando el sistema recibe unos cuidados básicos periódicos se evitan infinidad de problemas. Estos serían algunos de ellos:

  • Gasto de energía elevado por un sobreesfuerzo de los aparatos.
  • Desgaste prematuro de los equipos y de los componentes del sistema.
  • Averías que se podrían haber evitado de haberse detectado síntomas de mal funcionamiento de manera temprana.
  • Costes de reparación elevados, ya que los problemas se detectan antes.

Pero, para que un trabajo de mantenimiento sea realmente eficaz es necesario revisar en profundidad cada uno de los componentes del sistema de calefacción:

  • Calderas: se debe revisar presión, estanqueidad, combustión, llama, etc. 
  • Bombas de calor y acumuladores.
  • Radiadores: fugas, conexiones en mal estado o presencia de aire.
  • Circuitos: fugas o presencia de aire.
  • Conexiones, llaves y válvulas de seguridad.
  • Termostatos.
Ejemplos de presupuestoEjemplos de presupuesto

El coste de un servicio puntual o de un contrato de mantenimiento de un sistema de calefacción puede variar según diferentes elementos: tarifa del contrato de mantenimiento (las coberturas y la periodicidad de renovación pueden hacer que el precio varíe), tipo de sistema de calefacción (con caldera de gas o gasoil los servicios suelen ser más costosos), trabajos de mantenimiento necesarios (en el caso de sistemas de calefacción eléctricos son más sencillos y, por tanto, más económicos).

De esta forma, los precios del servicio de mantenimiento de la calefacción de una casa pueden variar sensiblemente:

  • Un contrato anual de mantenimiento de la calefacción mediante gas natural que incluya una revisión preventiva anual de todo el sistema (caldera y radiadores) y reparación urgente puede costar alrededor de 100 €- 110 €. En instalaciones grandes o con servicios especiales como atención de averías y asistencia técnica 24 horas puede elevarse a 150 €.
  • La revisión anual de un sistema de calefacción con caldera de gasoil cuesta entre 150 € y 250 €, dependiendo de las dimensiones, número de elementos que tenga o coberturas como urgencias o revisión del depósito incluida.
  • La revisión puntual de una bomba de calor se situaría entre 50 € y 100 €.
  • Revisar los radiadores de una vivienda pequeña que no calientan adecuadamente puede costar alrededor de 80 €, si es necesario realizar alguna reparación el presupuesto podría doblarse.

Consejos al llevar a cabo el mantenimiento de la calefacción

Establecer un contrato de mantenimiento con una empresa especializada

Es la forma más cómoda y eficaz de asegurarse de revisar la calefacción de una manera adecuada. La empresa contratada es la que avisa al usuario cuando se acerca el momento de la puesta en marcha invernal para que el sistema esté en perfectas condiciones de cara al arranque. Además, si hubiera algún problema, quedaría cubierto con las coberturas contratadas y con la garantía de atención profesional.

Revisar la calefacción al menos una vez al año

Es importante revisar la calefacción todos los años, preferiblemente antes del encendido. De esta manera, se pueden solventar pequeños problemas que pueden hacer que el sistema pierda eficiencia, como ocurre cuando el circuito o los radiadores tienen aire o la caldera no tiene la presión adecuada. No solo se gastará menos energía, sino que el sistema de calefacción se mantendrá en mejores condiciones durante más tiempo.

Comprobar uno mismo el estado de la calefacción

Aunque una revisión completa y en profundidad de la calefacción es algo que solo pueden hacer profesionales especializados, sí hay pequeñas tareas que puede hacer cualquier persona y que contribuyen a que el sistema esté en óptimas condiciones. Comprobar que la presión de la caldera es la adecuada, que los radiadores calientan como deberían y no tienen fugas o que los termostatos están bien programados y funcionan sin problemas son algunos de ellos.

Preguntas frecuentes sobre el mantenimiento de la calefacción

¿Cada cuánto tiempo es necesario realizar el mantenimiento de la calefacción?

En líneas generales, se debe realizar, al menos, una vez al año para asegurarse de que el sistema está en perfectas condiciones antes del encendido. Conviene purgar radiadores, comprobar que los circuitos de agua están en buenas condiciones, limpiar las tuberías de la calefacción si fuera necesario y revisar las conexiones eléctricas, entre otros trabajos. 

En cualquier caso, y más allá de los que son los circuitos de agua y  los radiadores, la normativa obliga a revisiones periódicas de las calderas. En concreto, se deben revisar cada dos años si son de gas o cada año si son de gasoil.

¿Qué normativa regula el mantenimiento de los sistemas de calefacción?

Es el Reglamento de las Instalaciones Térmicas de los Edificios (RITE) el que regula todo lo relacionado con los sistemas de calefacción y establece revisiones periódicas en el caso de que funcionen mediante caldera de gas o de gasoil. Si se trata de sistemas de calefacción eléctricos, no hay obligatoriedad de pasar ningún tipo de revisión, aunque sea aconsejable hacerla, al menos, cada dos años.

¿Quién está autorizado para realizar el mantenimiento de la calefacción?

Debe ser siempre un profesional especializado, pero, además, en el caso del mantenimiento de calderas para calefacción, si funcionan a gas, debe contar con una acreditación específica. De hecho, la normativa obliga a que solo instaladores autorizados puedan realizar trabajos de revisión, reparación y mantenimiento de estos aparatos.

¿Conviene establecer un contrato de mantenimiento?

Es aconsejable porque este tipo de contratos incluyen tanto las revisiones obligatorias de las calderas, como el mantenimiento de todo el sistema de calefacción (radiadores, circuitos, conexiones, etc). Además, cubren incidencias y averías, de modo que cualquier imprevisto queda cubierto. A ello habría que añadir que es más cómodo, ya que es la empresa la que se encarga de avisar al propietario del momento en el que toca hacer la revisión.

El precio de este tipo de contratos no suele ser mucho más elevado que una revisión puntual del sistema de calefacción al completo. Por lo general son contratos con carácter anual que se renuevan de manera automática.

Ventajas de llevar a cabo el mantenimiento de la calefacción

Mejora de la eficiencia energética

Hacer mantenimientos periódicos al sistema de calefacción hace que funcione a pleno rendimiento, mejorando por tanto la eficiencia energética del mismo. Hay que tener en cuenta que ante cualquier problema de la caldera, esta estará trabajando sin conseguir el efecto deseado, consumiendo una energía inútil. Por lo que una revisión de la calefacción puede hacer que se reduzca la factura entre un 10 % - 20 %.

Seguridad

Otra de las ventajas de llevar revisar la calefacción al día es la seguridad que aporta al hogar. Ya que de este modo se garantiza un buen funcionamiento en todos los aspectos. Evitando no solo problemas funcionales, sino también aquellos relacionados con la seguridad de los habitantes del inmueble.

Minimizar el riesgo de averías

La única manera de poder anticiparse y evitar futuras averías de la calefacción es a través del mantenimiento. Ya que es la única manera de comprobar todos y cada uno de los componentes del sistema, así en caso de que alguno esté deteriorado puede cambiarse evitando un problema mayor.

Alargar la vida útil de los sistemas de calefacción

Por un lado, un buen mantenimiento permite detectar pequeños fallos o averías que si no se tratan a tiempo pueden provocar a la larga problemas mucho más serios. Por otro, las revisiones periódicas ayudan a que los sistemas de calefacción trabajen a unos niveles óptimos, lo que no solo reduce el consumo, sino que también evita un sobreesfuerzo de los aparatos que acaba desgastándolos.