habitissimo - Reformas y Servicios para el Hogar

Instalaciones de cocina : Precio y Presupuestos

2.300 €Precio medio

Rango de precios indicado por los profesionales de instalación cocina : 1.300 € - 3.500 €

Solicita presupuestos a los mejores profesionales de tu zona

Estos precios son una estimación y pueden variar en función de factores cómo la calidad de los materiales, la duración de la obra, las dimensiones...

En esta guía

Pide gratis y sin compromiso presupuestos a profesionales de tu zona

¿Cómo funciona el servicio de presupuestos de habitissimo?

Gráfico persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil1. Nos cuentas tu proyecto de instalación cocina .
Persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil2. Compara los mejores profesionales y empresas de instalación cocina .
Conversación telefónica entre un profesional y un particular3. Podrás obtener presupuestos y contratar, si lo deseas, al profesional que más te guste.
En menos de un minuto y gratis

Información útil

Una instalación nueva en la cocina costará de media alrededor de 1.100 € -1.200 €. Sin embargo, el presupuesto puede variar de manera decisiva según las dimensiones de la cocina y los trabajos adicionales de albañilería que haya que realizar. Si hay que retirar revestimientos y hacer rozas, ese coste puede, incluso, duplicarse.

  • 2- 3 días
  • Dificultad: Alta
arrow

¿Cuánto cuestan las instalaciones de la cocina?

Instalación de aguaInstalación de agua

A la hora de acometer una nueva instalación de fontanería para la cocina es importante tener en cuenta un aspecto esencial: la distribución de la cocina. Hay que saber exactamente dónde irán el fregadero y el lavavajillas, así como de la lavadora, el calentador o la caldera, si estos se van a instalar en la estancia. De ello dependerá la distribución de las redes de agua caliente y fría y desagües.

Para el agua fría y agua caliente sanitaria normalmente se emplean tuberías de cobre, mientras que para los desagües se usan tuberías de PVC. La instalación, además, debe contar con llaves de paso para separar las instalaciones de agua de las del resto del inmueble.

Respecto a trabajos concretos, los precios pueden ser muy variables:

  • Renovar por completo la fontanería de una cocina, pero sin cambiar el recorrido de las tuberías, puede costar alrededor de 500 €
  • En caso de tener que modificar el recorrido, añadiendo tomas para la lavadora, el presupuesto podría elevarse a unos 900 €.
  • Llevar la instalación de agua a una isla de cocina puede costar alrededor de 1.000 €, con las obras de albañilería necesarias.
  • Añadir un punto de agua en una instalación ya existente puede costar alrededor de 200 €.
Instalación eléctricaInstalación eléctrica

La cocina es uno de los espacios más complejos para una instalación eléctrica, ya que es necesario respetar unas distancias mínimas entre enchufes y puntos de luz con espacios húmedos y zonas calientes. Por norma general, la instalación eléctrica de una cocina pasa al menos a 50 cm del fregadero y de la placa de cocina. Las tomas generales han de situarse a 120 cm respecto a la altura del suelo.

Respecto a la potencia que se debe contratar, dependerá del número de electrodomésticos que vaya a tener la cocina. Si son los más básicos, podría ser de 2,3 kW. Sin embargo, si el equipamiento va a ser amplio, hay que preverlo antes de reformar la instalación para que esta pueda adecuarse a una potencia superior, normalmente 3,4 kW.

Y, en cuanto al número de puntos de luz, se necesitarán, al menos, dos en el techo para iluminación, un interruptor simple y dos enchufes dobles, además de las tomas para placa y horno, frigorífico, microondas, lavadora y lavavajillas.

Los siguientes sería presupuestos aproximados:

  • Renovar la instalación eléctrica de una cocina de unos 6 m² costará alrededor de 600 €. Incluiría dos puntos de luz en techo, dos enchufes para usos varios y tomas para lavadora, lavavajillas, nevera, horno y placa y microondas.
  • Añadir un circuito de toma de corriente para varios usos con dos unidades costaría alrededor de 150 €.
  • Añadir un circuito eléctrico para la lavadora tiene un coste aproximado de 80 €.
  • Modificar la instalación eléctrica por falso techo para la instalación de una campana sobre una isla de cocina puede costar alrededor de 400 €, con trabajos de albañilería incluidos.
Instalación de gasInstalación de gas

Por lo general, son de gas butano o de gas natural. En el caso del gas natural, lo más básico es que este llegue canalizado hasta la vivienda. A partir de ahí, debe ser siempre un instalador autorizado el que se encargue de los trabajos. Este punto es esencial porque solo profesionales cualificados pueden emitir el certificado de gas. Se trata de un requisito indispensable para que la compañía suministradora dé el alta, ya que es el que garantiza que la instalación cumple la normativa

En el caso del gas butano, la única diferencia en los pasos para la instalación es que el gas no llega canalizado. En cualquier caso, la comercializadora de bombonas exigirá igualmente el certificado de gas para suministrarlas. 

Los trabajos pueden tener un coste muy diferente

  • Hacer la instalación de gas butano para una cocina cuesta alrededor de 350 €, con certificado de gas incluido.
  • Cambiar la instalación de gas butano a gas natural costará a partir de 500 €, aunque este coste puede variar según la Instalación Receptora Individual que sea necesaria y el coste de las licencias, que puede variar según la comunidad.
  • Cambiar la instalación de una cocina de butano para sustituirla por una eléctrica y condenar la entrada de gas tiene un coste aproximado de 100 €.

Qué NO pasar por alto en las instalaciones de la cocina

Planificación detallada de la distribución

La distribución de los diferentes elementos de la cocina condiciona el punto en el que se tienen que instalar las tomas de agua y de luz, en caso de que no las haya. Por norma general, se busca crear un triángulo de trabajo: en un vértice estaría la zona de cocción, en otro la de almacenamiento y en el tercero la de lavado. Esto significa que en los dos primeros hay que disponer de tomas de corriente adecuadas, mientras que en el tercero se necesitará también toma de agua y desagüe.

Hacer un diseño previo de la cocina permite reformar las instalaciones para que se adecuen a las necesidades de esa distribución.

Instalaciones de gas y ventilación de la cocina

En el caso de que en la cocina haya aparatos o electrodomésticos que funcionen con gas, hay que tener presente que la instalación solo podrá realizarla un profesional cualificado, por seguridad y también porque la normativa así lo exige. Es la garantía, además, de que se cumplirán con todos los requisitos obligatorios para este tipo de instalaciones.

Por otra parte, el Código Técnico de la Edificación (CTE) establece una serie de medidas obligatorias para garantizar la salubridad del aire en las cocinas: abertura de ventilación, sistema de extracción mecánica y sistema de ventilación natural (ventanas o puertas que den a exterior).

Además, en caso de cocinas de gas natural, debe haber una rejilla homologada a pocos centímetros del techo. Si es de propano o butano habría que colocar una segunda cerca del suelo.

Revisiones periódicas de las instalaciones

Por su uso y sus condiciones particulares, la seguridad en una cocina es fundamental. Por eso, es importante realizar inspecciones periódicas. En el caso de las instalaciones eléctricas y de fontanería, no hay una obligatoriedad, pero es recomendable revisar de vez en cuando interruptores, enchufes, llaves de paso y desagües para prevenir posibles cortocircuitos o atascos en tuberías.

Respecto al gas, si es natural, la caldera se debe revisar cada dos años y el calentador cada cinco. La instalación completa de gas se debe revisar de manera obligatoria cada cinco años.

Consejos para el mantenimiento

Mantener en buen estado las instalaciones de la cocina no es complicado. En el apartado eléctrico, si se observa deterioro en algún enchufe o conexión se debe sustituir de inmediato y es importante revisar todos los puntos de luz en caso de cortocircuito. 

Respecto a la fontanería, es importante no tirar por el fregadero restos de comida o grasa que puedan acumularse hasta atascar la tubería y revisar juntas de grifos y desagües para evitar filtraciones si están en mal estado. 

En cuanto al gas, el consejo es cumplir rigurosamente con las inspecciones obligatorias, no manipular nunca la instalación y no obstruir las rejillas de ventilación.

Frente a averías, contactar con un profesional

En una cocina, los principales problemas que pueden surgir en la instalación eléctrica son cortocircuitos y sobrecargas. Mientras, en la fontanería el más común son los atascos en los desagües. En instalaciones de gas, una deficiente combustión en la caldera o calentador es la avería más peligrosa. 

En cualquiera de los casos, lo recomendable es no manipular las instalaciones y avisar de inmediato a un profesional cualificado. Una manipulación inadecuada puede entrañar un serio riesgo para las personas y los inmuebles.

Preguntar a tener en cuenta sobre las instalaciones de la cocina

¿Cómo afecta la redistribución de la cocina en las instalaciones?

Siempre que sea posible, y por ahorrar costes, conviene ajustar la distribución de mobiliario y electrodomésticos a las tomas de agua, luz y gas existentes. Sin embargo, no siempre es posible, y eso obligará a modificar la instalación integral de la cocina. 

Si hay que introducir cambios en la fontanería, se debe contar con nuevas tomas de agua y desagües para fregadero, lavavajillas y lavadora. Aunque en principio no se vayan a instalar estos dos últimos electrodomésticos, sí conviene dejar la instalación preparada para ello, por si en un futuro sí se incorporarán al equipamiento de la cocina.

Lo mismo ocurriría con la instalación eléctrica, que debería contar con tomas para todos los electrodomésticos (placa, horno, extractor, lavavajillas, frigorífico, lavadora y microondas), así como con al menos dos enchufes más para otros usos.

¿Qué hay que tener en cuenta antes de cambiar una placa de gas por una eléctrica?

Hoy en día se ha extendido el uso de placas eléctricas (vitrocerámica e inducción) para cocinar. Son más seguras que las de gas y su limpieza y mantenimiento son menos costosos. Para su instalación, lo primero con lo que hay que contar es con una toma de electricidad adecuada. Se puede aprovechar la del horno (si lo hay) pero debe ser un profesional quien valore si es posible o no hacerlo.

Otra cuestión importante es retirar la instalación de gas que ya no se va a usar y sellar debidamente la llave. Además de ello, habrá que dar de baja el servicio.

¿De qué depende el coste de la reforma de las instalaciones? 

Son muchos los factores que influyen en una instalación integral de la cocina:

  • Dimensiones: cuando se trata de una reforma integral de las instalaciones, el tamaño de la cocina determinará también la cantidad de material y el tiempo empleado en el trabajo.
  • Cambios en las instalaciones: el coste de los trabajos puede variar notablemente según sea necesario modificar puntualmente algunas tomas o sea imprescindible rediseñar y acometer instalaciones completamente nuevas. 
  • Mano de obra: dentro del presupuesto, puede variar notablemente según la dificultad y envergadura de los trabajos, puede suponer alrededor de 40 %.
  • Albañilería y desescombro: si hay que modificar el recorrido de las instalaciones, seguramente haya que retirar revestimientos y volver a colocarlos, además de la realización de rozas o apertura y cierre del falso techo. Solo desescombro y nuevo alicatado puede costar alrededor de 40 €/m².
  • Materiales: en una cocina, dadas sus especiales características, es importante elegir siempre materiales de la mejor calidad, pueden ser hasta un 20 % - 30 % más caros

¿Conviene realizar un falso techo para las instalaciones de la cocina? 

Hoy en día es habitual que las instalaciones discurran por un falso techo. Hay varias razones para ello. Por un lado, que ante cualquier avería es mucho más sencillo abrir ese techo que levantar suelos o revestimientos. Por otro, que esa misma avería, se apreciará mucho antes. Y, finalmente, si hubiera que hacer algún trabajo de envergadura en la instalación no sería necesario trabajar desde la planta de abajo, algo muy importante cuando se trata de pisos.

El mayor inconveniente es que hacer un falso techo supone un coste añadido a la reforma de las instalaciones. Hay otros, como que una rebaja en la altura de la cocina reduce el espacio de almacenaje si hay que instalar muebles nuevos y que puede hacer inservibles los antiguos, si estos llegaban hasta el techo. 

Sonsoles Jiménez

Sonsoles Jiménez

Sonsoles es redactora de Contenidos en habitissimo. Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializada en información de actualidad relacionada con hogar, reformas y estilo de vida. Su trabajo se centra en ofrecer contenidos útiles, completos y fáciles de comprender para todo el mundo.

Ver perfil