habitissimo - Reformas y Servicios para el Hogar

¿Cuál es precio de instalación de radiadores?

1.700 €Precio medio

Rango de precios indicado por los profesionales de instalar radiadores: 900 € - 3.100 €

Solicita presupuestos a los mejores profesionales de tu zona

Estos precios son una estimación y pueden variar en función de factores cómo la calidad de los materiales, la duración de la obra, las dimensiones...

En esta guía

Pide gratis y sin compromiso presupuestos a profesionales de tu zona

¿Cómo funciona el servicio de presupuestos de habitissimo?

Gráfico persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil1. Nos cuentas tu proyecto de instalar radiadores.
Persona solicitando su presupuesto a través del teléfono móvil2. Compara los mejores profesionales y empresas de instalar radiadores.
Conversación telefónica entre un profesional y un particular3. Podrás obtener presupuestos y contratar, si lo deseas, al profesional que más te guste.
En menos de un minuto y gratis

Precio de instalar radiadores

Tipo de radiadoresPrecio
Radiadores de agua (4 ud.)
520 €
Radiadores eléctricos (4 ud.)
600 €
Radiadores de gas natural (4 ud.)
450 €
Instalar radiador toallero
220 €
Instalar caldera y radiadores (5 ud.)
3.000 €
¿Cómo obtenemos los precios?

¿Cómo obtenemos los precios?

Los precios que aparecen en esta Guía de Precios proceden de información real que recibimos de nuestros usuarios particulares y profesionales, contrastada y revisada por expertos del sector
+ 173,600solicitudes de presupuesto de instalar radiadores
+ 6,827profesionales de instalar radiadores
+ 14,955opiniones verificadas de instalar radiadores

Información útil

El precio de instalar radiadores puede variar según su potencia, el material en el que estén fabricados y el tipo de energía con el que funcionen. De media, instalar radiadores en una vivienda de 70 m² costaría entre 500 € y 750 €, aproximadamente. Poner un radiador para calentar una estancia de unos 10 m² puede costar entre 100 € - 150 €, aunque emisores térmicos de bajo consumo pueden duplicar este precio. 

  • 1 día
  • Dificultad: Media
arrow

¿Cuánto cuesta instalar radiadores? Ejemplos de presupuesto desde 100 € hasta 400 €

Ejemplos de presupuestoEjemplos de presupuesto
  • El precio de la instalación de dos radiadores de aluminio de agua y 10 elementos cada uno para calentar un salón de unos 24 m² es de unos 300 €. Instalar un radiador de agua con 8 elementos para calentar una habitación de 10 m² costaría alrededor de 100 €.

  • Instalar un emisor térmico cerámico de 900 W para calentar una habitación de unos 10 -15 m² costaría a partir de 300 €, según modelo. Un emisor térmico fluido de alta inercia térmica y 500 W para una habitación de unos 8 m² costaría a partir de 200 €. El precio de la instalación de un emisor térmico seco de 1.200 W para estancias de hasta 20 m² parte de 100 €.
  • Instalar en un baño de entre 5 y 10 m² un radiador toallero mixto con un elemento eléctrico de 1000 W de potencia puede costar alrededor de 400 €. Si es un toallero eléctrico de bajo consumo de 500 W, el precio se reducirá a unos 100 €.

  • Mover un radiador de sitio un metro, haciendo roza y volviendo a cubrir costaría alrededor de 350 €. Con tubería vista el trabajo se rebajará a unos 190 €.

Factores que inciden en el precioFactores que inciden en el precio

Para calcular cuánto cuesta instalar radiadores, hay que tener en cuenta varios aspectos que pueden hacer que el presupuesto varíe de forma notable: 

  • Mano de obra: de media, un fontanero o un calefactor cobra entre 25 € - 35 €/hora. Por ello, el número de radiadores influye en el tiempo empleado en el trabajo y, por tanto, en el presupuesto. 
  • Tipo de radiador por fuente de energía: en el caso de sistemas mediante caldera (gas o biomasa) y bombas de calor (aerotermia, geotermia), se necesita una instalación de radiadores de agua. Los eléctricos pueden funcionar mediante resistencia, acumuladores o fluidos aceitosos que se calientan. Los más económicos son los eléctricos mediante resistencia y los más caros los de calor azul. 
  • Material del radiador: los radiadores de agua pueden fabricarse en hierro fundido, en aluminio o en acero. La diferencia de precio puede elevarse hasta en un 30%. Los radiadores de aluminio y chapa de acero suelen ser más económicos, ya que los de hierro fundido suelen ser de diseño, lo que incremente el precio. En cuanto a los eléctricos, los que llevan placas cerámicas o aceite son más caros.
  • Potencia: es importante que el radiador tenga la potencia adecuada para calentar la estancia en la que se sitúa y esta, a su vez, influye en el coste del aparato. La diferencia puede ser de alrededor de un 5% más por cada 100 W.
  • Otros servicios: a la hora de calcular cuánto cuesta cambiar o instalar radiadores, hay que tener en cuenta que algunos trabajos extra se cobrarán aparte. Es el caso de instalar radiador toallero (alrededor de 200 € si es eléctrico y a partir de 300 € si es de agua), instalar caldera y radiadores a la vez (a partir de 3.000 €) o ampliar radiadores. En todos los casos, material y mano de obra incluidos.

Qué tener en cuenta antes de instalar radiadores

Evaluar qué tipo de radiador es el más adecuado

La variedad de radiadores es enorme, y siempre se deben elegir los más adecuados para el tipo de energía empleada. En el caso de sistemas que funcionan mediante caldera, es imprescindible instalar radiadores de agua, normalmente de acero o aluminio. Estos suelen funcionar a temperaturas elevadas, de hasta 70º. Sistemas como bombas de calor, aerotermia, geotermia o calderas de condensación llevan una instalación de radiadores de agua a baja temperatura, en los que el agua circula a unos 50º - 55º.

En lo que respecta a radiadores que funcionan mediante electricidad, los más eficientes son los denominados de calor azul, en los que unas resistencias eléctricas calientan un fluido, normalmente aceite. Aun así, el gasto energético es mayor que el de otro tipo de radiadres, pero su colocación es más sencilla, por lo que el precio de la instalación es inferior.

Definir la potencia necesaria

Calcular la potencia calorífica necesaria para calentar cada estancia es importante. De ella dependerán el diseño y el precio de la instalación. El motivo es que es la potencia la que determinará el número de radiadores o elementos de estos que hay que instalar. 

En el cálculo de la potencia calorífica se tiene en cuenta tanto la superficie en metros cúbicos que se debe calentar como la orientación, el aislamiento, la zona y el clima. No son cálculos complejos, pero conviene que los realice un experto en climatización. 

Ubicación de los radiadores

Las ventanas son los puntos de la casa por donde más calor se va a perder, ya que que son los puntos menos aislados térmicamente, incluso cuando se dispone con ventanas con un buen aislamiento. Por ello, lo mejor es instalar los radiadores de agua o eléctricos cerca de las ventanas para contrarrestar esta situación.

Por otra parte, la práctica de cubrir radiadores tampoco es recomendable. Pueden llegar a perder hasta el 10% de su rendimiento. Si optamos por poner cubrerradiadores, hay que asegurarse de que dejarán circular el aire caliente sin trabas y permitirán el acceso a llaves y válvulas.

Colocar elementos reflectantes

Los paneles reflectantes también van a ayudar a mantener el calor en el interior de las habitaciones. Se trata de láminas recubiertas de un material metalizado que lo que hacen es reflejar el calor que el radiador emite hacia la pared y devolverlo hacia la estancia. Son económicos, el precio del panel se sitúa a partir de los 3 € - 4 €/m.

Junto a los paneles, elementos como cortinas, alfombras o muebles que cubran la pared también ayudan a conservar mejor el calor en el interior. En cambio, cubrerradiadores, repisas, mesas o cualquier otro objeto que no permita que el calor se expanda adecuadamente suponen que la emisión de calor se reduzca entre el 10 y el 25 %.

Instalar programadores o termostatos

Los termostatos permiten controlar la calefacción, manteniendo en la vivienda una temperatura estable. Se evitan así grandes oscilaciones de temperatura que pueden suponer un consumo más elevado. Los más sencillos son los manuales, o analógicos, en los que simplemente se marca la temperatura en una rueda.

Hoy en día, sin embargo, los más comunes son los digitales o cronotermostatos, que permiten ganar en eficiencia. Además de controlar la temperatura, con ellos se pueden programar los horarios de encendido y apagado de la calefacción. Los más avanzados, incluso, se pueden manejar en remoto. Gracias a ello, el ahorro en calefacción puede ser superior al 10%. En cuanto al precio de su instalación, se sitúa entre 20 € y 50 €.

Preguntas frecuentes sobre las instalaciones de radiadores

¿Cuántos radiadores hace falta instalar en una casa?

Dependerá tanto de los metros cuadrados de la casa como de sus características constructivas, el clima y la potencia de los radiadores. Un cálculo medio supondría unos 90 w/m². En el caso de una vivienda de unos 90 m² con dos baños, tres habitaciones, salón y cocina, habría que instalar al menos uno por estancia, salvo en el salón, donde harían falta dos, por tanto, serían 8 radiadores. Tanto en entrada como en recibidor también se podría poner radiador.

¿Se puede ampliar una instalación de radiadores?

Sí, es posible ampliar la instalación de radiadores de agua y eléctricos, aunque es importante hacer un estudio previo del impacto en la temperatura de la vivienda. El motivo es que si se aumenta el número de elementos también se deba ampliar la potencia eléctrica o de la caldera, según el sistema elegido.

¿Qué instalación requieren los radiadores toalleros en un baño?

Se trata de una instalación sencilla la mayoría de las veces, aunque es importante tener en cuenta que, si se trata de calefacción eléctrica, deberá guarda la distancia de seguridad necesaria con los volúmenes de las zonas húmedas del baño. Si se trata de calefacción por convección de agua, el mayor problema para instalar un radiador toallero será adaptar las canalizaciones.

¿Hay que pedir permisos para instalar radiadores en una comunidad de vecinos?

Depende. Si se trata de una instalación de calefacción individual no es necesario solicitar ningún tipo de autorización. Muy distinto es cuando se trata de calefacciones centrales, en cuyo caso, sí se deberá notificar cualquier modificación en el sistema de calefacción dentro de la vivienda para un correcto cómputo del consumo y para vaciar la caldera cuando se vaya a proceder a montar los radiadores.

¿Se pueden instalar radiadores sin hacer obras?

Sí es posible. En el caso de los radiadores que funcionen mediante electricidad, no es necesario realizar ningún tipo de obra, basta con anclarlos a la pared. Si la intención es instalar radiadores de agua, estos pueden ir ocultos en rozas en la pared o sobre ella, de modo que tampoco sería necesario realizar una gran obra, aunque el circuito quedará a la vista.

¿Qué mantenimiento requieren los radiadores? 

Depende del tipo de radiadores. En el caso de los eléctricos, es suficiente con mantenerlos limpios de polvo y revisar las conexiones cada cierto tiempo. 

Si se decide instalar radiadores de agua, hay que tener en cuenta que son algo más exigentes  Conviene realizar una puesta a punto periódica que incluya la revisión de juntas para comprobar que no hay fugas. Además, hay que asegurarse de que el circuito de agua no tiene aire en su interior, el signo más evidente es que los radiadores no calientan o no lo hacen por igual en toda la superficie. Si eso ocurre, es necesario purgarlos

Ventajas de los radiadores

Durabilidad

La durabilidad de los radiadores dependerá de la garantía que aporte el fabricante en cada caso. No obstante, por lo general, se considera que radiadores en buen estado y con el mantenimiento adecuado podrán durar de media entre 10 y 20 años sin problemas, algunas veces más.

Calefacción rápida y eficiente

Existen diferentes tipos de radiadores entre los que escoger. Por lo general, la rapidez y la eficiencia energética de estos equipos funciona a la inversa. Cuando más rápido calientan más energía consumen, y viceversa. Por lo general, siempre será mejor decantarse por equipos que sean más eficientes que rápidos, especialmente cuando se va a hacer un uso frecuente de los mismos.

Variedad de opciones

Hoy en día existen una gran variedad de tipos de radiadores. En ello habrá que tener en cuenta el tipo de energía que usan para calentarse, el material del que están hechos, o la forma que tienen de distribuir el calor en un período de tiempo concreto.

¿Qué mantenimiento necesitan los radiadores?

Radiadores de agua

Además de una limpieza externa periódica para evitar que acumulen polvo, es conveniente purgar los radiadores antes de cada temporada de encendido de la calefacción, ya que si tienen aire no funcionarán de una manera eficiente. También conviene hacer una inspección visual de vez en cuando para comprobar que no hay fugas y, si las hubiera, repararlas de inmediato. Todo ello, influye en la manera de cómo aumentar el calor de los radiadores.

Radiadores eléctricos

Apenas necesitan mantenimiento, más allá de una limpieza y aspiración del polvo que puedan acumular. Bastaría con revisar periódicamente el estado de las conexiones eléctricas para verificar que no están deterioradas y evitar así el riesgo de cortocircuitos.

Radiadores termoeléctricos

Su mantenimiento también es sencillo. Lo más importante es revisar las conexiones eléctricas y comprobar que calientan bien. En ocasiones no se trata de una avería, sino de una mala programación en lo que a temperatura se refiere. 

Kike Álvarez

Kike Álvarez

Kike es Head of SEO en habitissimo. Graduado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Rey Juan Carlos y con un master en especialización en Marketing Digital, siempre ha llevado dentro su pasión por la comunicación y la escritura. En Habitissimo, Kike es responsable de revisar todos los contenidos, asegurar que son útiles para nuestros lectores y que ofrecen la información más precisa y actualizada.

Ver perfil